Podemos y el management: Lean Start-Up y equipos ágiles

Aunque muchos no lo sepan, vivimos en la época “start-up”. No hace falta ser emprendedor para vivir dentro de esta época, es simplemente lo que hay. Es el mensaje general: ten una idea, desarróllala, hazte rico. Del modelo “start-up” hay muchas cosas malas que eliminar, pero de todo se aprende, y también para la política podemos coger enseñanzas.

Si “Podemos” fuese una start-up, tendríamos lo siguiente:

1.- Un equipo de “emprendedores” que ha tenido una idea de producto y la quiere desarrollar para convertirla en algo muy exitoso. Este grupo sería el núcleo de “Claro que podemos”

2.- Un grupo de “consumidores activos”, los “adopters” del producto, que sin ser sus fundadores, simpatizan con la idea de una manera muy activa. Esto serían los Círculos.

3.- Un grupo de “consumidores masivos”, que no participan en la vida interna, pero disfrutan del producto, lo reclaman y lo quieren. Esto sería el amplio número de ciudadanos que dan su apoyo a Podemos, un número cada vez mayor.

Sigue leyendo

Podemos y el management: Trazando líneas

Si en la anterior entrada establecí una serie de ideas generales sobre la organización, en este toca ir a lo concreto. Sería un juego de palabras muy “podemosiano” hablar de “la cuadratura del Círculo”, pero está claro que ir a las propuestas es lo que como poco más facilita el debate.

La idea general es que deben coexistir dos modelos, aunque los ritmos los debe marcar uno de ellos, que debe ser el predominante. Y en cualquier caso, todas las decisiones de importancia estratégica deben decidirse por medio de votación en asamblea ciudadana. Los elementos serían tres, que he bautizado así (no muy originalmente):

Sigue leyendo

Podemos y el management del siglo XXI

Tengo abandonado este blog. La vida de muchos giros y laboralmente me he encontrado absorbido por nuevas funciones de management. Esto chupa muchas energías que se podrían dedicar a otras cosas. Pero en este blog he puesto muchas reflexiones políticas y dado que la vida me ha llevado por los caminos del “management”, vamos a hacer que confluya todo.

Como la vida me puso en una posición de gestión, no me ha quedado más remedio que formarme. Sin apuntarme a nada. Hay que gestionar un equipo, hay que facturar y hay que pagar las nóminas de ese equipo. No es lo que yo he estudiado, y sin embargo me veo cómodo en el rol. Para aprender, lo primero que hice fue buscar libros y libros de gestión. Ya el año pasado empecé con el tema, pero este año ha sido muy a saco. Uno tiene que aprender muchas cosas, marketing, finanzas (la parte que peor llevo), gestión del talento, modelos organizativos… Al mismo tiempo, teniendo una visión del mundo y unos valores, el reto planteado para mí ha sido este ¿cómo gestionar esta pequeña empresa siendo fieles a mi visión del mundo? Por suerte, también hay mucho que aprender y mejorar y creo modestamente que lo estoy haciendo. No dejamos de ser una empresa, no dejamos de jugar a los juegos del capitalismo, cierto. Sobrevivimos en la jungla, sí. Pero internamente, hemos ido aplicando algunos principios y valores interesantes, así que de momento mi experiencia en la gestión la califico de positiva, aunque hay que seguir construyendo.

Sigue leyendo

La noche me confunde y el Atleti ¡también!

¿Sabéis esas noches de fiesta con los colegas que son memorables y llenas de anécdotas míticas? Muchas veces acabas realizando algún acto impresentable, mandando algún sms absurdo que nunca deberías haber enviado y al día siguiente estás hecho mierda del pedo que te pillaste y algo avergonzado de tus cuatro hazañas de maleducado impresentable.

Sin embargo, con los colegas, acabas siempre recordando ESA NOCHE como una de las más míticas, divertidas, alocadas y geniales de tu vida, y siempre la traes a colación cuando os encontráis, como un gran recuerdo. Pues la temporada 2013/2014 del Atleti es como ESA NOCHE. Al final la cagaste, pero es memorable.

Campeones de momentos

El árbitro pitó el final y me acordé de mi madrina, la tía Mariángeles. Se la llevó un cáncer poco después de que ganásemos la Liga del 96. Vimos aquel partido en su casa de Serranillos y cuando el árbitro pitó el final nos dejó salir con unas cacerolas por la calle a celebrarlo. No se me olvidará nunca.

Ser del Atleti en edad adulta supone saber enlazar lo que estás viviendo en presente con todo aquello que viviste en pasado. Es un hilo emocional que toca todas las épocas de tu vida. No recuerdo una sola etapa de mi vida que no relacione con un momento mejor o peor de nuestro equipo. He ido al Calderón con mi padre de la mano, he ido al Calderón con el corasón partío por un amor no correspondido de época de instituto, el famoso 15M me fui a una mani y después al Calderón, y así todo. Aquel partido lo asocio a estar sentado en la grada con mi hermano, en aquel otro vino mi tío Eduardo a ver a su Valencia contra mi Atleti, otro que vimos por la tele en Jesús Pobre (Alacant) perdimos y nos tomamos unas picaetas de la terra.

Sigue leyendo

“La gente se asusta”

Al hilo de las manifestaciones que terminan con los violentos antidisturbios cargando y parte de los manifestantes defendiéndose surgen siempre muchas posturas. De todos los colores, ya conocidas. De entre todas , hay una que me resulta llamativa: la de “la gente se asusta y no vendrá”. Vienen a decirnos quienes así reflexionan que en un plano teórico no les parece mal que una manifestación desemboque en actos de autodefensa, pero que piensa que no son de recibo por una consideración táctica, ya que el ejercicio de esta autodefensa asusta a las masas y por lo tanto dichas masas dejarán de acudir a las manifestaciones, por lo que perderemos fuerza.

Desconozco si hay algún estudio sociológico que pueda verificar que la combinación de represión – autodefensa asusta de verdad a “la gente” como para dejar de acudir a manifestaciones. ¿Existe este estudio? ¿Hay datos? Si alguien sabe del asunto estaría encantado de ser informado.

Sigue leyendo

Cosas buenas y malas de Podemos

Como es sabido sigo con atención la evolución de “Podemos” y en su corta andadura he visto los siguientes aspectos positivos y negativos.

Lo bueno

– Mínimos: Lo he escrito aquí siempre que he podido. Las circunstancias requieren un proyecto con vocación unitaria que aglutine en torno a unos mínimos. Los mínimos tienen un problema, que para algunos son muy máximos y para otros muy mínimos, pero por lo menos ahí están. Aglutinar en torno a los mínimos, no en torno a supuestos ejes izquierda-derecha (porque traen el problema de que no todo el mundo considera lo mismo izquierda o derecha, a lo mejor alguno que se considera de izquierda para mí es de derechas)

Sigue leyendo

Pueblos que fueron: Canillejas

Hace ya unos cuantos meses que nos fuimos de ruta en bici desde el barrio a Canillejas para que nuestro compadre Chicho, un canillejero de pro, nos hiciese una pequeña ruta por los escasos vestigios que quedan de lo que fue el municipio de Canillejas antes de la anexión a Madrid en la década de los 50.

Lo primero que vimos fue la finca de la Marquesa de Torre Arias, una extensión bastante amplia donde esta señora se dedicaría a sus menesteres. Se dice se comenta que va a pasar a ser terreno público pero ¿quien sabe? Poco más se ve que la puerta

DSC_0203

Sigue leyendo

Las vueltas de la vida: de la Asamblea a Podemos

Hace un par de años, con todo el tinglado del 15M, participé en la asamblea que se montó en mi barrio.

En una asamblea llena de gente desconocida, acabas encontrando gente afín, con la que compartes postulados o con la que simplemente te llevas bien.

Durante la vida de dicha asamblea, observando su desarrollo, varios de los que teníamos puntos de vista similares iniciamos un debate privado, un intercambio de posturas, para comentar lo que no nos gustaba e intentar desarrollar propuestas con el fin de, si dábamos con algo consensuado, proponerlo al resto de compañeros.

Sigue leyendo

Facebookhisteria

Tras varios incidentes me ha dado por pensar en el Facebook y en como influye en nuestra manera de relacionarnos. No deja de ser un espacio o herramienta para comunicarse, debatir o pasar el rato, y todo el mundo sabe que es de una multinacional con la que compartes datos y demás. Empiezo a pensar que para algunos sustituye de forma grave la vida real o les afecta en la vida real más de lo que debería (y no olvidemos que facebook es real, por lo tanto aun siendo virtual forma parte de la vida real).

En mi cuenta tengo amigos cercanos, familiares y gente que me cae bien, pero de vez en cuando veo que tengo a alguien metido y pienso que no quiero que esté viendo fotos de fiesta con los colegas o si le pongo mensajes cómplices a mi chica. Le borras, sin que eso signifique una animadversión personal, y en seguida el lío “oye que me has borrado, que no me has dicho nada , que me lo expliques”. Copón, ¿por qué quieres que me sienta culpable por elegir quien quiero que vea mi facebook y mis cosas? ¿Quién eres para pedirme explicaciones, si apenas hemos compartido unas birras en la vida o nos presentó un día un amigo común y nunca más nos vimos?. Es mi perfil ¿tan difícil es respetar que tenga a quien quiera? Obviamente eres irrespetuoso, lo demuestras con el mensaje, por eso no te quiero en mi facebook. Los borrados se lo toman mal, pero también al que no añades, que piensa que como añadiste a Fulano, a él también has de añadirle. Te lo encuentras en el bar y te canta las cuarenta ¿es que por haber hablado tres veces en la vida tengo que abrirte las puertas al paraíso de ingenio y cultura que comparto con mis amigos en los muros de Facebook?

Sigue leyendo