Pueblos que fueron: Canillejas

Hace ya unos cuantos meses que nos fuimos de ruta en bici desde el barrio a Canillejas para que nuestro compadre Chicho, un canillejero de pro, nos hiciese una pequeña ruta por los escasos vestigios que quedan de lo que fue el municipio de Canillejas antes de la anexión a Madrid en la década de los 50.

Lo primero que vimos fue la finca de la Marquesa de Torre Arias, una extensión bastante amplia donde esta señora se dedicaría a sus menesteres. Se dice se comenta que va a pasar a ser terreno público pero ¿quien sabe? Poco más se ve que la puerta

DSC_0203

Sigue leyendo

Anuncios

Rutas con Torpedo: La Guindalera – Alcorcón – Leganés – La Guindalera

guindaleraalcorcon

Guindalera – Alcorcón: La Ruta

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5949680

Tras la fría semana llegó un sábado en el que asomaba el sol levemente, así que decidimos emprender nueva ruta Torpeda desde el barrio. En estas indagaciones de conquistadores del Siglo XXI explorábamos nuevo camino al Sur para llegar hasta Alcorcón, bautizando la ruta como “El Alcorconazo”, en homenaje a uno de los grandes hitos de la Historia de la Humanidad.

Aunque nos volvió a fallar Javi, Pablo y servidor nos juntamos con otro Javi, que se presentó con su bólido de carretera en la Plaza de San Cayetano.

Esta vez madrugamos un poquito más. Es jodido madrugar más un sábado, pero si hay que atravesar Madrid en bicicleta es la mejor opción. Los sábados, cuanto antes mejor. Habría que salir según sale el sol para dejarse de mandangas.

Sigue leyendo

De Sol a la Plaza Mayor

Como ya sabréis todos a estas alturas, ayer a las 6 de la mañana la UIP de la Policía Nacional, por orden del PSOE, decidió levantar lo que quedaba de la Acampada de Sol y el Prado. En una actuación de estas que les caracterizan habitualmente, de madrugada y por sorpresa, al tiempo que en televisión el candidato electoral, ministro de Interior hasta hace nada y tutor del actual ministro Camacho (antiguo Secretario de Estado que se ponía nervioso porque no podía explicar las torturas de las cárceles españolas a la TV australiana), se quitó la plataforma informativa y a los acampados de las marchas del día 23, que ya eran muy pocos. Ya sabemos que el PSOE se dedica a hacer guiños al 15M constantemente.

Esto nos da dos cosas que pensar muy importantes y contradictorias.

 La primera es que es evidente que esto del 15M no les merece ninguna simpatía a los partidos, más bien molestias, y piensan que la indignación ciudadana se soluciona por la vía policial y de madrugada.

 La segunda es que siguen sin enterarse y al tiempo que ven esto como algo molesto, todavía ni comprenden lo que pasa ni se lo toman con el respeto suficiente. Pues a estas alturas deberían ya saber que desalojo = movilización. Cualquier acción policial, así ha sido hasta el momento, sólo aviva la llama de la acción.

Ni se enteran ni lo toman en serio y habrá que plantearse qué hacer para que se enteren y lo tomen en serio. Guiño, guiño, Rubalcaba.

Total, que se desaloja y se convoca a la gente en Sol de nuevo y el panorama que se encuentran los asistentes es una plaza absolutamente tomada por la policía. La Puerta del Sol desierta un 2 de Agosto y todas, todas las entradas cortadas por antidisturbios. Esto llevó a que las personas que asistieron a Sol hiciesen una marcha por el centro cortando el tráfico por diferentes puntos emblemáticos, para tratar de volver a entrar en Sol, sin éxito. A toda esta movilización no asistí, aunque después me animé a acudir allí y me encontré el esperpento de la “AcampadaPolicía”. Aquello parecía más un Golpe de Estado que otra cosa, nunca en mi vida había visto así la Puerta del Sol, con tantos agentes movilizados y prohibiendo por completo los accesos de todo el mundo a la plaza. No solo toman la plaza, sino que en una decisión sin precedentes se cierran por completo a todo el público las estaciones de Metro y Cercanías de Sol. ¿De quién ha sido la idea? Delegación de Gobierno  + Nuevo Ministro Camacho que quiere hacerse notar, “mano dura le daba yo a estos guarros”. Vota PSOE. Guiño, guiño. Ah, me imagino que la Asociación de Comerciantes de Sol estará encantada con esta situación de excepción, ojalá los policías hagan gasto en los comercios del centro, sobretodo en los pequeños como H&M o El Corte Inglés.

En fin, Con Rubalcaba y el mazo dando, la realidad es esta: se ha puesto de manifiesto una vez más la escasa calidad democrática de este país, que ante la crisis, el desempleo, la corrupción política y el déficit del sistema no representativo, toma la calle del medio. Cientos de Policías armados hasta los dientes. Lo dicho, 15M, guiño, guiño.

Es una demostración más de que los políticos no se enteran de lo que pasa en la calle y conRubalcaba sigue con su campaña electoral, entrevistas y demás, como si tal cosa. Ahora quieren que el 20 de Noviembre vayamos a votar, a decidir si Rajoy o Rubalcaba, pero en realidad el hartazgo de mucha gente para con este sistema crece por momentos. Lo llevo diciendo un tiempo, los políticos viven en “politilandia”, un mundo en el que hacen declaraciones, se insultan, realizan campañas electorales y se dan palmaditas. En definitiva, una realidad paralela.

Después de intentar tomar de nuevo Sol, acabó un gran grupo en la Plaza Mayor, que esta mañana ha sido desalojado. Entonces van a otra plaza, ¿les echarán también? ¿No se dan cuenta de que esto es absurdo? Vas a una plaza, te echan, luego a otra… al final habrá toque de queda, al tiempo. Guiño guiño eh Herr Rubalcaba!

En síntesis: clase política que no se entera, que al tiempo que hace “guiños guiños” al 15M desaloja rastreramente, que no toman en serio las reivindicaciones ciudadanas. Estado Español = Estado Policial, calidad democrática cero.

Es cierto que todavía mucha gente no se une a las protestas y me pregunto que más tiene que pasar, hasta donde ha de llegar el paro o cuantas empresas tienen que quebrar, pero bueno, los que estábamos y los que están, seguimos con lo nuestro.

Esto sobre lo de ayer, pero quería hacer también una reflexión sobre los pasos que da esta especie de “movimiento”. No me gusta llamarlo así porque yo lo veo más como una explosión ciudadana y toda “partificación” de la misma me da grima, más que nada porque si yo quisiese estar en un partido estaría en algo más concreto, mientras que esto es una explosión ciudadana en la que todos son bienvenidos y en la que no hay carnet.

Lo primero que pienso y que me genera sensaciones contradictorias es la absoluta dependencia de Sol como icono. Para mí llega a ser desesperante, sobretodo cuando “Sol” se convierte en una “dirección”. Escucho más de una vez en asambleas de mi barrio cosas del tipo “esto hay que hacerlo porque lo han dicho en Sol”, y no hablamos de la llamada APM, no, hablamos de que lo ha dicho “alguien” en Sol. ¿Quién? ¿Por qué? ¿Cómo? Parece que todavía por más que se creen asambleas en los barrios no creemos en el propio poder de la base y por más que esté todo dotado de estructuras asamblearias existe una necesidad de recibir órdenes. Yo he dicho desde el principio que la práctica durante mucho tiempo es lo que me ha hecho antiasambleario, porque al final se crean liderazgos no fijados y mecanismos desconocidos. No me importa que haya estructuras de dirección, pero odio que se oculte tras una estructura asamblearia y se manejen hilos raros y se tomen decisiones que no se sabe de donde vienen. Si hay una estructura prefiero regularla desde abajo, conocerla y participar en ella si se ve oportuno.

El caso es que “Sol” genera esta dependencia, tanto a la hora de movilizarse como simbólicamente. Ayer Martes se paralizó todo lo de los barrios por el desalojo de Sol. El problema aquí está en encontrar el equilibrio, veo evidente que ante un estado de excepción hay que movilizarse, pero al mismo tiempo estoy convencido de que si se genera algo se generará extendiendo la actividad por barrios y pueblos. La dependencia de Sol paraliza todo. Por ejemplo, en mi barrio, que es un barrio como otros barrios, por medio de la Asamblea se van a recuperar las fiestas después de décadas sin celebrarse. Pero claro, para que la gente del barrio se entere y pueda disfrutarlas, hay que poner carteles, dar octavillas, informar. El caso es que ayer quedamos y asistió la mitad de la gente que se comprometió. La otra mitad, al toque de trompeta de Sol, fue corriendo hacia allá. Hoy mismo hay una nueva quedada para promocionar esta fiesta y que nuestros vecinos y vecinas la conozcan, pero al mismo tiempo hay convocada en Sol otra concentración. Entonces, ¿qué pasará? Me temo que nos volveremos a quedar en cuadro. Sin querer ser agorero, no concibo unas fiestas del barrio sin que el barrio se entere. Si dejamos pasar la oportunidad de hacer barrio, especialmente en barrios como este en los que la reconstrucción del tejido social va a ser larga y difícil, no sabemos si los trenes seguirán pasando. Y si en los barrios, sobretodo en los barrios – muchos como este, no sólo este – que hace décadas que perdieron la movilización, no construimos, nada triunfará a medio plazo. Esto no puede ser una cosa de decenas de miles en Sol, tiene que ser algo de millones, sumando pueblo a pueblo y barrio a barrio. Claro que el dilema es difícil, ¿centrar los esfuerzos del barrio en ir todos a Sol a movilizarse por el estado policial, sin duda algo muy grave, o centrarlos en poner nuestra pequeña piedra en un punto más de la ciudad para crear algo a medio-largo plazo más sólido? Me gustaría hacer las dos cosas y me causa un gran dilema, pero ante nuestra escasez de fuerzas, prefiero la acción a la reacción. Si tras la acción me queda tiempo para la reacción, bien, pero si no, tengo claras las prioridades. No lo digo sólo por mi barrio, lo digo por todos, tengo fe en que las semillas de los barrios sirvan para tener cosas muy sólidas en el futuro, prefiero algo que crece despacio pero que sea muy sólido a algo que crece muy rápido pero no termina de estar arraigado. En fin, difícil dilema. El clásico, lo urgente no nos deja hacer lo necesario. Y tantas veces lo urgente, una vez hecho, se lo lleva el viento…

Además de este tema de decidir donde centrar los esfuerzos, las dinámicas de acción de las movilizaciones me llevan a pensar mucho sobre si estamos haciendo las cosas bien. Aunque ayer me perdí todo lo importante, por lo que me han contado es lo mismo que muchos días atrás. Voy a un sitio, me echan, voy a otro, me echan, camino a otro, me echan, sigo a otro, me echan. Cero confrontación siempre, es más una política de “mosca cojonera”. Creo que esta sensación no es sólo mía, ayer cuando llegué a la Plaza Mayor pude hablar con diferentes personas que se sentían decepcionadas porque consideraban que había suficiente fuerza para haber conseguido entrar en Sol. Pero ¿qué significaba entrar en Sol? Significaba pasar las líneas de la Policía. ¿Y qué significa traspasar las líneas de la Policía? Seguramente, que la Policía te reviente a gomazos. Pero me pregunto si esta “no violencia por narices” va a pasar alguna vez a una fase de reflexión. Que no se me malinterprete, nunca he sido una persona violenta, ni siquiera he tenido la clásica pelea de juventud en algún botellón o garito, en casa me da pena cuando aparece una hormiga y la Reina las fulmina, en serio. Pero, en un caso de crisis política como esta, intentando por todos los medios evitar la violencia, creo que hay que entrar en una fase de confrontación inteligente. Si eso implica pasar las líneas que nos marcan en el suelo y llevarnos una tunda, la aguantaremos. Pero esta dinámica actual acaba por ser un aburrimiento total. Ayer me llamó la atención el hecho de que mientras la gente caminaba en masa de Sol a Plaza Mayor, las terracitas seguían llenas de gente de fiesta. Aunque el anuncio ese diga que tenemos derecho a nuestra fiesta, aunque militantemente es bueno crear momentos de distensión, aquí hablamos de un estado de excepción policial, con la famosa prima de riesgo en la mierda pura, marchas de Sol a Mayor y la ciudadanía viendo el “Sálvame” y en las terracitas. Tenemos que pasar a una fase de movilización y avance en la que esto sea el centro de todo porque nos vamos colectivamente a la mierda y si eso no se hace el centro de todo y no es tomado en serio es que algo se está haciendo mal.

Luego, ayer se llega a la Plaza Mayor y llega la solución de todo. Cuando se está con una inercia movilizadora, de repente alguien dice “¡Asamblea!” y todo el mundo a hacer Asamblea. Y el primer punto de la asamblea es evaluar todo lo que ha pasado y la gente cuenta sus vivencias y demás y no se, me quemo un poco con esto de las “faltas tácticas”, se convierte esto en mucho bla bla bla y poca historia.

Finalmente me llama la atención la poca imaginación a la hora de moverse. Me planteo como algo estrictamente necesario movilizarse SÍ o SÍ al Palacio de la Moncloa. Y no lo digo porque lo digan los fachas, los cuales merecerían una reflexión muy intensa porque tampoco se están enterando de las movidas (normal, si no reforzamos barrio a barrio y calle a calle), no lo digo para “acampar” (si recordamos, antes decían “¿por qué no acampais en Moncloa? Esto prueba que todo es una conspiración contra Espe”, a lo que cualquiera con entendimiento podía replicar que para acampar, Sol es el centro de Madrid y de paso de todas las carreteras , y que es el punto con mayor visibilidad), lo digo para una marcha contundente, ruidosa y nunca vista. Y lo mismo con ir a Ferraz, señores, nos gobierna el PSOE, hay que ir hasta la puerta de su sede, porque hay que exigir igual que al PP. Lo que pasa, y esto hay que decirlo como es, es que hay mucha gente que piensa algo así como que “bueno los del PSOE nos están jodiendo por error pero en el fondo son de izquierdas”. Poca gente hay en estas movidas que arremeta contra el PSOE con caña y cuando se menciona algo en seguida surge alguien que movido por el síndrome de Estocolmo dice algo contra el PP. Que sí, que los dos son la mierda, pero gobierna el PSOE y contra sus siglas se está dando muy poca caña.

Veo a este país hundiéndose en la mierda. Me pregunto qué demonios tendrá que pasar para que todo salte por los aires.