Cosas buenas y malas de Podemos

Como es sabido sigo con atención la evolución de “Podemos” y en su corta andadura he visto los siguientes aspectos positivos y negativos.

Lo bueno

– Mínimos: Lo he escrito aquí siempre que he podido. Las circunstancias requieren un proyecto con vocación unitaria que aglutine en torno a unos mínimos. Los mínimos tienen un problema, que para algunos son muy máximos y para otros muy mínimos, pero por lo menos ahí están. Aglutinar en torno a los mínimos, no en torno a supuestos ejes izquierda-derecha (porque traen el problema de que no todo el mundo considera lo mismo izquierda o derecha, a lo mejor alguno que se considera de izquierda para mí es de derechas)

– Plantear abiertamente lo institucional: Sin rodeos y sin tonterías, todo es importante, pero lo institucional, siempre menospreciado, es clave. Es clave eso y es clave la cuestión del poder.

– Mediático: Aquí tampoco me ando con chiquitas. Me parece fundamental que cualquier cosa que quiera comerse hoy un colín tiene que tener un componente mediático muy alto. Para la victoria es necesaria la hegemonía. Para la hegemonía, en el siglo XXI, lo mediático es crucial.

– Cibernético: Y lo cibernético ¡también es crucial! Para lo mismo. Abrir canales de participación utilizando estos medios, estar multiplicado en los medios cibernéticos más utilizados.

-Políticas comunicativas: Me gusta el logotipo, la web, el tema de imagen, porque también es hoy crucial. Estoy cansado de posters abigarrados, de barroquismo de simbología nostálgica, lo que me importa es el contenido, lo demás es dominar la escena. Los bolcheviques de 1917 dominaron SU escena, SU contexto adaptándose a las formas comunicativas de SU momento. Repetir lo mismo sin adaptarnos a NUESTRO momento, escena, contexto, es equivocado.

– Liderazgos positivos: Me gusta que haya caras visibles y representativas, porque creo en los liderazgos. No significa que piense que las personas más mediáticas de Podemos sean las mejores, o las que más van a actos. Eso lo tendrá que ir escogiendo la gente. Pero yo sí que creo en los liderazgos. No en los liderazgos de “ordeno y mano”, sino en que hay personas que por lo que sea tienen más impacto, más influencia o más carisma y eso es bueno aprovecharlo.

Lo malo

– Quincemayización: Todos los defectos que he encontrado en Podemos se resumen en este término. Copiar algunos elementos negativos surgidos del 15M

1. Desideologización: No se si por querer llegar a más gente, eludir o dulcificar contenidos o hacer tábula rasa y volver a abrir el camino de “todos los debates valen”. Para mí, lo que está fuera de los mínimos, no vale. Me da la sensación de que por querer abrir demasiado el melón, no se marca una línea consciente, sino que se queda a la expectativa de “a ver como avanza esto”. ¿Es incompatible tener una mínima línea con querer ser masivo? ¿Hay que volver a archidebatir temas elementales?

2.Círculos como asambleas de barrio: No se si serán todos, pero lo que me llega de muchos Círculos son pautas de funcionamiento calcadas a las asambleas del 15M. Los mismos tics, la misma sacramentalización del método, comisión de comunicación y de organización y de Rita Pavone y la partita di pallone. Leo los mismos piques y las mismas cosas que he vivido en asambleas del 15M y eso me da pánico como para acercarme a un círculo. ¿Volver a hacer asambleas con gestitos y a debatir sobre el lenguaje inclusivo, AGAIN? ¡No, por misericordia!

3.- Tibieza organizativa: Un poco relacionado con lo anterior . Hay una “promotora”, se montan unos círculos, pero Podemos dice que “no” es un partido, por lo que los Círculos vienen a ser redes de simpatizantes. La promotora tiene un cierto control, pero transmite un mensaje de “no, no, Podemos lo hacemos entre todos, no hay líderes ni estructuras” , pero al mismo tiempo hay una promotora con gente que “maneja” un poco el cotarro… De alguna manera debería decantarse la cosa hacia un modelo u otro. ¿Va a estructurarse con gente con responsabilidades o va a horizontalizarse hasta el paroxismo? Todo tiene sus detractores y seguidores (yo “detracto” el horizontalismo, ¡muerte!), pero tendrá que aclarar algo.

—-

No quería entrar tanto en contenidos como en conceptos. No sabemos en qué quedará todo esto de Podemos, si valdrá para algo o será el enésimo bluff. Lo que sí me queda bastante claro es que tiene muchos de los elementos clave para cualquier formación que quiera abrirse un hueco, que a mi juicio son:

1.- Programa corto, claro y directo (lo que serían los mínimos) [aunque en Podemos está como decía la coexistencia entre una tabla inicial de mínimos y un “todo vale” actual)

2.- Impacto mediático-cibernético.

3.- Lenguaje comunicativo actual

4.- Plantear abiertamente la cuestión institucional y la necesidad de dar esa batalla

5.- Liderazgos

El desarrollo de todo esto determinará si Podemos llega o no llega. Pero, si no llega, no sería tontería que los demás aprendan/aprendamos sobre estos cinco puntos.

Podemos, al ser tan nuevo y tan abierto, se expone a muchos peligros. Se ha acercado mucha gente pero ante la heterogeneidad de familias y “pedradas”, ¿qué líneas se impondrán? ¿cómo se desarrollará? ¿Tendrá contenidos potentes y discursos válidos? ¿Caerá en los peores tics del 15M y su antiburocratización extremadamente burocrática o sus debates bizantinos sobre el todo?

Seguiremos vigilantes

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s