Noche Minera

No soy un gran conocedor del sector del carbón ni de la vida minera. Sólo se que la mina es un trabajo muy duro, pero el único posible ahora mismo en una serie de comarcas. Es posible que el carbón no sea el modelo energético idóneo, pero es el que tenemos, el que da trabajo y el que mantiene vivas las comarcas. Estratégicamente es fundamental para un país poseer sus propios recursos. Y para los trabajadores, es fundamental tener empleo. Así pues, sin ser un experto, parece que existía un acuerdo que garantizaba la supervivencia del sector del carbón hasta 2018. Acuerdo que el Gobierno se quiere cargar, dejando en la calle a la primera de cambio a miles de familias, pegando un golpe total a la vida de las comarcas mineras, sin alternativas, sin solución.

Si el carbón es negativo, el enfoque guevarista sería (recomiendo leer un librito, “El pensamiento económico de Che Guevara”), algo así como: lo primero, el trabajador ha de tener su empleo. Si es necesario crear alternativas, se crearán paralelamente, pero sin poner en peligro el empleo del trabajador (que debe asegurarse hasta 2018, según lo acordado). Las alternativas a crear se crearán en las mismas comarcas, nada de herirlas de muerte ni provocar su despoblación ni el cambio de domicilio de las familias. A los trabajadores se les formará para aprender el oficio de dicha alternativa, manteniendo su salario. Finalmente, acabarán trabajando en dicha alternativa, manteniendo todos un empleo en su misma comarca. Algo así sería la óptica del asunto, según el libro que comento y que leí hace años, que pasa inexorablemente por el primer punto, innegociable: sin alternativa, formación ni garantía de vida en la comarca, rechazo rotundo a los despidos y al fin del carbón. Y en esas andamos.

Apoyar a un trabajador que va a perder su empleo, que se juega la vida a diario en un trabajo durísimo, es lo mínimo que se puede pedir a una persona medio concienciada. Sin excusas ni condicionantes de mentes del mundo de Yupi. Por lo tanto, por mi parte he seguido con gran atención y toda mi solidaridad la lucha minera desde el principio.

Ayer llegaron a Madrid en una marcha emocionante y más que seguir valorando el tema del carbón y sus posibles desenlaces, sobre los que no soy un gran experto y podría hablar alguien más entendido que yo, sí que me gustaría valorar el desarrollo de las propias marchas y su contenido.

Lo que vivimos ayer fue una marcha de carácter obrero, reivindicativo, enmarcada en pura lucha de clases sin camuflajes ni lenguajes ocultos (¿precariado? Are you talking to me?), totalmente combativa, en la que se iba a lo que se iba y las consignas eran las que eran: “viva la lucha de la clase obrera”, “la próxima visita será con dinamita”, “Madrid obrero está con los mineros”. Nos han hecho creer que estas cosas, la lucha de clases, la clase obrera, son cosas del pasado, pues todos somos, ya se sabe, clase media. Da igual si vives dos personas con 1200 € porque uno de los dos no tiene ni subsidio, si sólo tienes contrato temporal o si te ponen condiciones de trabajo leoninas, tienes carrera y master del universo, eres clase media, etc. Además ese lenguaje de clases es anticuado y tal y si la abuela fuma…

Este tipo de discurso del precariado, no somos ni lo uno ni lo otro, las palabras como “clases” asustan, etc etc, habían calado peligrosamente en algunos sectores de lo que se mueve en Madrid. Hasta que la lucha de clases te explota en la cara, con unos mineros que vienen desde Asturias, León o Aragón y te lo muestran así, con toda la crudeza del asunto.

Lo vivido ayer, a parte de todo lo emotivo, fue para muchos de nosotros una movilización muy satisfactoria porque tuvo un componente de “complejos fuera” que hacía falta. No estaba el de la batucada tocando los pelendengues, ni las manos hacia arriba, las manos hacia abajo, como los gorilas uh uh uh todos caminamos. De las pocas manifestaciones verdaderamente combativas del último año. No digo que no haya habido combate en el último año, pero las manifestaciones… redeu, las manifestaciones eran de morirse y lo sabéis, el paseito chorra con el tonto del diábolo y la de los malabares.

Claro, visto el panorama, mucha gente lo cogía por donde no era, por el recochineo “¡joderos quincemeros que esto es como es!”. Y no va por ahí, hay que hilar más fino. El tema es el siguiente, el ser social determina la conciencia. Al final tu vivencia social sobre una base material concreta, que es la base de las cosas que te suceden realmente, te van llevando a determinados puntos. Y aunque en muchas manifestaciones hemos visto gilipolleces que nunca creerías más allá de Orión, debemos entenderlo como un proceso necesario. Mirad, que el ser social determina la conciencia lo marcan muchas cosas. La realidad económica de cada cuál es concreta y el hecho de pasar de cobrar a no cobrar, de mileurista a desempleado, de trabajador solvente a parado, de tener sanidad y educación públicas a que se conviertan en chiste, de poder pagar el Metro a no pagarlo, etc, este tipo de realidades que afectan a la vida son ser social y esta transformación llevó a mucha gente a la calle. No es casualidad que haya más gente en la calle cuando las condiciones son peores y que cuando uno se quede en el paro empiece a tener propuestas más contundentes (igual que no es casualidad que los elementos más chiripitifláuticos de algunas asambleas sean mantenidos cuarentones que no han dado un palo al agua o projectmanagers de multinacionales con ciertas concepciones caritativas/idealistas jugando a la revolución comeflores). Pero los procesos son complejos. Por ejemplo, ¿recordáis la relación con la Policía al principio de todo esto? Mucha gente, que salía a las calles por primera vez en su vida, les hacía videos de amor fraterno, les repartía besos y les consideraba pobres trabajadores haciendo su trabajo. Pero no hay nada más material y real que un porrazo en toda la cara, eso cambia tu ser social, el hecho material de la carga, un hecho real y concreto, ha cambiado las tornas. Sinceramente, con diferentes sensibilidades todavía, pero hace tiempo que no escucho un “policía eres mi mejor amigo” (y ojo que uno es partidario de la generación de contradicciones en las FSE, porque todo proceso de cambio social en la historia ha contado siempre con colaboración de elementos conscientes de las FSE, pero su concienciación es incompatible con que yo les de abrazos cuando me pegan). Igualmente, muchas concepciones de desobediencia, hace un año se consideraban directamente violencia por parte de mucha de la gente movilizada. Cortar una calle se consideraba violento y era criminalizado, éramos niños buenos hasta que nos reventaron. De nuevo, la realidad material puso en su sitio a los que salieron a la calle, porque la formación requiere de teoría y de práctica. Muchas concepciones de abrazos gratis han ido cambiándose por rabia y espíritu combativo, esto ha sido también a base de salir, salir, salir, experimentar, ver que no te hacen caso, etc

Sigue habiendo elementos tronados, chiripitifláuticos y oligofrénicos, sigue habiendo carencias, lidercillos y gente con características chungas, a los que también devorará la realidad de forma implacable. Porque esta gente, que quiere imponer lo que es y lo que no es, la gente que desde su concepción pajuna de la vida se creó su nueva Biblia y su nueva movida para hacer amigos basándose en sus teorías inmóviles, tiene que bajar a la tierra o quedarse atrás. Y las cosas te van poniendo en el sitio, aunque sea pesado.

Soy malísimo para las cifras, no se cuanta gente había ayer en las calles, pero se que mucha gente que fue ayer a recibir a los mineros es gente que ha ido a todas las manifestaciones del 15M y similares. Y ayer no hubo chorradas, eso de “ni de izquierdas ni de derechas”, eso de dejar de decir tal o cuál consigna “por si suena violenta”, “por si no gusta”, “por si hiere la sensibilidad de los tertulianos de los programas matinales” y demás zarandajas, quedó enterrado.

Por supuesto, dentro de los zorrocotrocos quincemeros (zorrocotroco, palabra que utiliza mi vecino Rodrigo Kodro, empleada para definir en general a los sectores chungueles por la vía de la burricie, la utilizo ahora para los sectores inmovilistas de la paz y del amor universales) se llevarán las manos a la cabeza, pero los zorrocotrocos quincemeros son pobres diablos, de los cuáles algunos se enfadarán con el mundo y otros se adaptarán a la realidad. Se llevarán las manos a la cabeza por utilizar la palabra obrero o porque la mina parece ser que para algunos de estos cafres es algo misógino y antiecológico (mare como están las cabezas).

Pero lo importante, vamos a lo que vamos, es que hubo una manifestación combativa, en la que participó mucha gente, y eso es aprendizaje, porque al final son estas experiencias concretas en la vida real, en el mundo de lo material y no en el de lo ideal, -o sea, en el mundo de las cosas que existen y no en el de Yupi-, las experiencias que te van marcando camino.

Lo que espero y deseo es que, con la que se nos viene encima, los mineros nos sirvan de ejemplo de lucha, de combatividad, de dignidad. Que aprendamos de una vez que aquí hay una maldita lucha de clases en la que vamos perdiendo. Que hay que ponerse las pilas.

Queda todo por hacer y mucho por aprender. Ahora no se trata de chinchar ni echarse en cara lo que no se hizo, porque la realidad es terca y no vale la pena. Todo lo previo ha sido útil, necesario para el aprendizaje de mucha gente. Lo importante es lo que muchísima gente ha aprendido de los mineros. Veremos si con lo aprendido, seguimos en esta línea minera, es la única que tiene futuro.

De momento nos acaban de subir el IVA al 21%, así que vayamos adoptando actitud minera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s