Atleti: esto es lo que hay

Cuando el Atleti gana un trofeo europeo, se te olvidan tus problemas durante unas horas y te da igual que te jodan la sanidad o la educación. Es absurdo pero es real, no puedes evitar alegrarte. Intento racionalizar esta sensación y lo único que se me ocurre es que el fútbol es lo único que te devuelve la felicidad de un niño cuando ya has perdido la inocencia. Eres feliz, pero no como adulto, eres feliz como un niño. Hay conexiones mentales con el niño que fuiste que iba al cole con la camiseta del Atleti y era minoría en su propia ciudad, con el niño ese que defendía ante 20 madridistas (clases de 30, 20 del Madrid, 5 del Atleti, 5 de equipos varios) que su equipo era el mejor del mundo y se forja desde pequeño. En el fondo ser del Atleti te marca de alguna forma la infancia, te fortalece en tus convicciones (porque en esa edad, no tienes más convicciones que ser de tu equipo) y te da unas alegrías y penas que se expresan de una manera total (porque en esa edad, pocas cosas te dan alegrías y penas, en general). Y cuando eres un adulto y tu equipo gana, se hacen unas conexiones mentales en tu cerebro, que le devuelven sensaciones de la infancia y entonces que se caiga el mundo si hace falta pero hemos ganado la UEFA (ahora Europa League) y que te quiten lo bailado.

Que el Atlético de Madrid gane un título europeo tampoco debería hacernos olvidar que sigue siendo un club prisionero de unos delincuentes condenados por los Tribunales (con delito prescrito, lo que les libró de la cárcel, pero delincuentes reconocidos) cuya gestión ha supuesto un bajón en el rendimiento de la entidad tremendo, el más grave de su historia. Utilizan y/o han utilizado el club como chiringuito para el lucro propio con todo tipo de medidas (lease “Caso Negritos”, donde una empresa de los Gil “ficha” a unos jugadores africanos y los “vende” al Atleti, de forma que el Atleti paga a los Gil nosecuantos millones por unos tipos que no tienen ni idea de fútbol profesional) y comisiones por fichajes de forma absurda.

El modelo SAD del fútbol ha sido una ruina general porque no se atajó bien el problema de los equipos y permitió la entrada de una serie de indeseables que han utilizado equipos (que eran propiedad de sus socios, o sea, entidades populares para disfrutar del deporte, sin más fin que ese) para lucrarse. La familia Gil se lleva la palma porque sus tropelías son de traca.

Este equipo, el Atlético de Madrid, un equipo con una historia brillante y una afición numerosa, ha sido trasladado a la mediocridad por la gestión de esta familia. Su gestión empresarial es nefasta, porque les ha interesado más su beneficio que el desarrollo de la entidad, de ahí que seamos el club más endeudado con Hacienda, con unos agujeros que asustan. Y su gestión deportiva es terrible, por el mismo motivo, les ha interesado más su beneficio personal que el desarrollo deportivo. No hay planificación nunca, de los once que jugaron contra el Athletic ninguno estaba en la final ganada hace dos años, es decir, el equipo campeón de hace dos años fue desmantelado tranquilamente, en vez de utilizarlo como base para construir.  Las altas y bajas no se configuran en base a una planificación con criterios meramente futbolísticos. No existe una idea integrada de club que abarque proyectos a medio plazo con secretaría técnica competente y cantera integrada destinada a nutrir al primer equipo. Lo único que hay es un equipo prisionero de un misterioso Fondo de Inversión y los tejemanejes de un par de agentes de futbolistas, el poderoso Mendes y el tal Quilón. Las altas y bajas no dependen de tener una plantilla compensada a la que llegan cada año un par de jugadores procedentes de la cantera, sino a los “saldos” que nos quieran colocar estos agentes o ese Fondo de Inversión. Así se explican los Pizzis, Ruben Micael o que no tengamos dos delanteros centro en plantilla. No le vas a pedir que entienda de fútbol a un tipo, Gil Marín, que no ve los partidos porque se pone nervioso y se va a dar vueltas a la M30.

Vale, hemos ganado la Europa League. Si el fútbol fuese lógico, sería inexplicable. No es lógico que un equipo desmantelado, sin proyecto, sin estabilidad alguna, gane tres títulos europeos en tres temporadas. Pero el fútbol no es lógico en general y lo hemos ganado. Aun así, la lógica nos puede decir que, en general, los equipos con estabilidad económica y planificación deportiva a medio plazo consiguen avanzar medianamente dentro de su contexto deportivo. Ejemplos, con sus altibajos: Villarreal, Sevilla, Udinese, Olympique de Lyon y los que me deje en el tintero. Por otro lado, todo me dice que los equipos sin estabilidad económica ni planificación deportiva (que deben ir de la mano) terminan hundiéndose deportivamente o arruinados por sus deudas.

Si el Atlético de Madrid fuese un equipo medio normal, habría utilizado al equipo campeón de hace dos años para hacer una base deportiva con la que crecer. El equipo campeón de hace dos años necesitaba varios fichajes, pero, sobretodo, necesitaba un centrocampista que marcase el ritmo del partido, un “Riquelme”.  No se le ficha y se vende a Jurado. Es la lógica de Gil. Al siguiente año, se hacen varias incorporaciones decentes, pero de nuevo sin planificación. No hay apuesta por un modelo, les da igual un entrenador que otro y se construye una plantilla descompensada.

Con un equipo así, sólo la llegada de un motivador nato, e ídolo de la grada, consigue que el equipo mejore su posición liguera, pero no lo suficiente para garantizar la Champions League, que es la competición europea capaz de proporcionar ingresos para mantener un equipo de élite. Consecuencias directas: No se podrá fichar a Diego (el jugador capaz de meter magia al equipo y generar el último pase, cedido), se intentará vender a Falcao (según declaraciones de M.A.Gil), no se podrá fortalecer el contrato de Adrián (cláusula de 18M de €, viable para muchos equipos que jueguen en parte alta de la tabla de cualquier liga puntera europea).

Cuando sale Gil Marín en la radio y dice que lo importante es garantizar la estabilidad económica del club y tener tablas salariales acordes, piensas “si lo dijese otra persona, incluso sería una buena noticia que diga esto”. Del Nido, tan impresentable como buen gestor, ha conseguido, en general, un equipo estable a base de vender caro y fichar barato. Porque si uno busca reportajes sobre el trabajo de la Secretaría Técnica, sabe que siempre tienen en cartera a cuatro/cinco alternativas por puesto, de forma que si se va cualquiera, cualquiera puede venir. Llorente, presidente del Valencia, ha sido consciente de que era necesario cambiar el modelo de gestión para no arruinar el equipo. Cada año se venden a los mejores, cada año terceros, poco a poco se recuperan de sus deudas, aunque queda un largo camino. Siempre una plantilla de 22 jugadores, 2 por puesto, de calidad similar, poco de renombre pero en general saben que cualquiera que salga lo puede hacer bien.

Entonces habla Gil Marín y te planteas que si ese fuese el camino a seguir, vender a Falcao para conseguir estabilidad económica, tener una buena red de ojeadores para poder suplir esa baja, tener una planificación deportiva que traiga de una santa vez a ese centrocampista de pausa, pensarías que por fin se coge el camino correcto.

Pero la verdad es que conocemos la historia, con Calamity Gil todo es factible. Vender a los mejores, traer a cuatro portugueses muertos que le coloque Mendes, tener 7 centrales y ningún delantero centro, todo puede pasar. Ya sabemos que los jugadores que terminan en 2013 su contrato todavía no han renovado ni se han contactado. Esto significa que la planificación siempre la hacen el día en el que termina la liga, cuando cualquier equipo decente lleva ya seis meses con la idea en la cabeza.

Una planificación medio decente para el Atleti sería fichar: Diego + mediocentro creativo + otro delantero centro. El resto, suplirlo con la cantera (las bajas de defensa se pueden suplir con Pulido y Manquillo, si hay necesidades de banda está Saúl Ñiguez, Óliver Torres podría debutar…). ¿Qué hará Calamity? Todo lo contrario a la razón más elemental.

Sí, yo celebré el Miércoles como si fuera un niño loco, me fui a Neptuno y me tomé unas copas (europeas) con los colegas. Pero esto es lo que hay. Ojalá alguna vez los socios hiciésemos algo.

Anuncios

2 comentarios en “Atleti: esto es lo que hay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s