Sobre la huelga

Normalmente, cuando las personas están tristes no hacen nada. Sólo lloran sobre su condición. Pero cuando están enfadados, provocan el cambio.
Malcom X.

Como ya sabe todo el mundo a estas alturas, el día 29 de Marzo hay convocada una huelga general. Pienso que la situación del país da motivos de sobra para llegar a esta situación. Desde que ha empezado la crisis, cada solución que se ha dado ha pasado siempre por atacar a los más débiles y fortalecer a los más fuertes. Todos los pasos llevados a cabo han dañado a los de siempre.

Para colmo, con esta crisis maldita, la nueva moda ha sido el reparto de culpas: “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, “todos somos responsables porque todos queríamos más y más”, “ahora lo que tenemos que hacer es trabajar más horas por menos dinero para sacar al país adelante, remando todos en la misma dirección”. Es curioso que estas frases siempre están en boca de las mismas personas: las que han generado la crisis. Cuando todo eran vacas gordas no repartían tanto las consecuencias de su actividad. Sólo reparten las consecuencias cuando toca pagar el pato, ahí ya es cosa de todos. Entonces nos cuentan estas mentiras, “el país no está para huelgas”. Por mucho que lo intenten, que no os engañen. La crisis no es culpa nuestra. Vivimos dentro de un sistema económico llamado capitalismo. Para que funcione el sistema es necesario potenciar el consumo desmedido. La gente que maneja el cotarro necesita que consumas más, más y más de lo que sea que vendan. Muchas veces incluso con trucos bastante sucios, como la obsolescencia programada (hacer que las cosas se estropeen antes, para tener que comprar una nueva). El objetivo es el del máximo beneficio, por todos los medios, para sus bolsillos, no para repartir, claro. Y para que la máquina funcione es necesario el esfuerzo de mucha gente. Como la economía se basa en el “libre albedrío”, se desgañitan a ver quien ofrece más por menos y más “ventajas”. ¿No recordamos ahora los anuncios de hipotecas fáciles, apartamentos en la playa, créditos para cambiar de coche varias veces y todo tipo de historietas? Si todo eso se hacía es porque las empresas que lo potenciaban tenían un máximo interés en vender. Entonces, vale, nadie te “obligaba” a endeudarte, pero no podemos culpar de la crisis a la hormiguita que es incapaz de salirse de la rueda, a quien debemos culpar es a quien mueve la rueda y la hace rodar y rodar.

Ya sabemos lo que vino: rescates a la banca con dinero público, por parte de esos socialistas obreros que lo son sólo nominalmente y que, que nadie lo olvide, nos enchufaron una reforma laboral bastante jodida. Ahora llega el otro partido de la alternancia y remata la faena, con una reforma que consiste esencialmente en facilitar el despido, crear inestabilidad, recortar derechos conquistados, favorecer la precariedad con los contratos de prueba de un año… es una reforma laboral que parece salida directamente de un think tank de la CEOE. Si bien cualquiera que conociese la legislación laboral española sabía que no era perfecta, que era mejorable, el hachazo metido con la nueva reforma es histórico y criminal.

Ante esto, con una credibilidad por los suelos, los sindicatos mayoritarios convocan la huelga general para el día 29.

Pienso que todos debemos hacerla, pese a sus convocantes. Hay un motivo principal por el que quiero animar a todo el mundo a secundarla y es el siguiente: siempre nos están pisoteando, llevamos años sufriendo todo tipo de ataques en forma de recortes y no hacemos más que aguantar, aguantar y aguantar. Nos quejamos en el bar de esta puñetera crisis, tenemos siempre la crisis en la boca y cara de mala leche, pero ¿dónde tenemos el orgullo? Hay momentos en los que hay que salir a jugársela, aunque sea un día, porque tenemos que demostrar que todas las hormiguitas que trabajamos todos los días somos los que movemos la máquina, y que ya está bien. Objetivamente, la situación es de escándalo y no nos pueden engañar con eso de que hace falta que trabajemos más por menos ¿trabajan más por menos Botín y sus compinches? No, esos desahucian a familias sin piedad, dejan en el paro a familias enteras y con el dinero público que se da a sus empresas se atribuyen pensiones millonarias. ¿Hasta cuándo?

Se que una huelga es difícil, por varios motivos. Mucha gente comenta que CCOO-UGT tienen tan poco prestigio y son tan insoportables que se niegan a secundar nada que convoquen. Se perfectamente lo que son CCOO y UGT: unos comemierdas de cuidado. Unos auténticos vendidos, que han desmovilizado todo, que se han vendido siempre al mejor postor y que han sido totalmente partidistas (¿por qué el PSOE sólo se comió una huelga general en ocho años?). Pero lamentablemente son los sindicatos mayoritarios y los únicos con capacidad de convocar una huelga general. Por eso pido que reflexionemos sobre lo que hay en juego ¿qué es más importante, luchar por nuestros derechos o dar la pataleta contra CCOO y UGT? Creo que hay que hacer la huelga pese a sus convocantes. Además, tened en cuenta que muchos sindicatos pequeños, más honestos y combativos, además de otros movimientos sociales, también van a estar trabajando por esto. Salir a la calle y hacerlo bien puede servir para demostrar que para nada tienen el monopolio del descontento ni representan a todos.

Entiendo el miedo que genera la huelga. Está el puramente material, el de “no puedo perder un día de salario”. Lo entiendo porque si yo pierdo un día de salario lo noto muchísimo , pero ¿no será mejor perder ese día antes qué perder el futuro? Está también el miedo a ser estigmatizado, porque en la economía española la mayoría trabajamos en pequeñas empresas, donde todo es más difícil. Y el miedo a las consecuencias. Pero voy a lo mismo, hay tanto en juego que a veces toca apretar los dientes…

Se que hay personas que por diferentes motivos no quieren hacer la huelga. Esas personas están en su derecho de no quererlo, obviamente no lo comparto. Pero para las personas que creen que hay que hacer algo, que llevan tiempo diciendo que hay que salir a las calles, que tenemos que hacer cosas, que están hartas, les pido que luchen contra su miedo, que hagan ese esfuerzo y que tiren hacia delante, por todo lo que hay en juego. Creo que hay que tener perspectiva de futuro y ser conscientes de varias cosas: que un día de trabajo no es nada comparable a lo que nos viene encima, y que debemos saber todos que la única forma de que nos hagan caso es con unión y acción. Si todos damos el paso de superar nuestro miedo…

Además, pese a CCOO-UGT, creo o presiento que esta huelga va a ser diferente. Tradicionalmente las huelgas se basan en paralizar ciertos sectores y en general se consigue. No es tan difícil paralizar un polígono industrial o Mercamadrid, a poco que haya gente que se organice. El problema es que en nuestra actual economía, la mayoría de la gente no trabaja ahí y las huelgas sólo se notan si de verdad se consigue paralizar la ciudad, paralizar al sector servicios es muy difícil. El caso es que ahora hay mucha base en los barrios, aunque no sea gigantesca es más que hace años, y si en todos los barrios ,de Madrid y de otras ciudades, esa gente se mueve ágilmente y agudiza el ingenio, veo más factible que anteriormente poder paralizar la ciudad.

En fin, ahí queda, la fecha está puesta, la decisión es de cada uno, igual que empezábamos con una cita, terminamos con otra.

Cada generación, dentro de una relativa opacidad, tiene que descubrir su misión, cumplirla o traicionarla. (Frantz Fannon)

Anuncios

2 comentarios en “Sobre la huelga

  1. En la anterior huelga escribí esto: http://www.lanotadiscordante.com/2010/09/de-huelga-pese-todo.html

    Al final decía: “Si el mayor recorte de derechos sociales no encuentra rechazo ciudadano, el camino queda despejado para que éste o cualquier gobierno futuro pueda ir más allá. Tanto como quiera. Porque no habrá nadie que se atreva ya a convocar una respuesta contundente, ante el miedo a fracasar en la apuesta. Si esto cuela, cuela todo.”
    Y, refiriéndome a los grandes sindicatos, tan criticables: “A pesar de todos los pesares, es preferible un contrapeso deficiente que ningún contrapeso.”

    Efectivamente, como entonces coló aquello y la gente no se movilizó suficientemente, ahora otro gobierno intentar ir bastante más allá. Espero que esta vez “no nos dejemos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s