Levantar la Acampada para levantar los barrios

Este fin de semana en todo lo relativo a la historia de Sol ha tenido un momento clave por día.

El sábado se organizaron las asambleas de los barrios, lo cuál, irremediablemente, ya ha supuesto un avance enorme: convertir a muchos de nuestros vecinos anónimos en gente conocida. De esta forma vamos dejando de ser entes autómatas que van del trabajo a casa y de casa al trabajo y nos convertimos un poco en personas que conocen lo que se mueve a su alrededor y conocen su entorno. Esto es una victoria porque dentro del sistema de consumo infinito lo que interesa es que seamos eso, autómatas que consumen. Lo que no interesa es que las gentes de los barrios rompan el monopolio de la política de PPSOE. La desintegración del tejido social de los barrios ha sido algo que clamaba al cielo, en esto tampoco ha habido desacuerdo entre PPSOE. De hecho ha sido el PSOE el que por medio del apoderamiento de muchas asociaciones vecinales las ha dejado morir tranquilamente, para que hagamos todo por los cauces, para que sigamos los reglamentos, para que nos vayamos a tomar por saco.

Evidentemente el tejido todavía no está reconstruido, pero el hecho de que en muchos barrios de Madrid los vecinos se estuviesen reuniendo en las plazas de forma simultanea es algo que nos tiene que servir como satisfacción, que dejemos de ser desconocidos para pasar a ser conocidos que tienen la capacidad potencial de apoyarse mutuamente.

Desde la Comisión de Barrios de Sol se propuso agruparse en Distritos y luego que los Distritos si querían se dividiesen en barrios. Los de La Guindalera estamos en el Distrito Salamanca y hubo un consenso amplio en señalar que al ser el barrio muy diferente al restro del distrito no tenía sentido fusionarlo. Además, el objetivo de esta historia es acercar el descontento a la gente, por lo que siempre que haya gente suficiente en cada barrio hay que llegar a más y más plazas. Los de La Guindalera nos juntamos en San Cayetano, mientras que los de Fuente del Berro y los del Barrio Salamanca se juntaron en Felipe II. Fuente del Berro debería aspirar a tener su propia asamblea de plaza, opino, al ser también muy distinto.

He visto que en otros distritos se ha preferido el agrupamiento y se pone como un éxito que se junten 1.000, pero yo pienso que si esos 1000 se dividen en barrios tienen 250 en cuatro barrios diferentes y eso acerca más todavía. Se ha podido primar en otros distritos el hecho de “ser más” por encima del hecho de “ser mejor”, teniendo en cuenta que ya una asamblea pequeña es difícil de pilotar, una grande creo que es un error, cuantas más plazas puedas tener activas, cuantos más grupos tengas en más territorio, mejor. Con todo, las decisiones de cada distrito son respetables y entiendo que lo lógico es tender hacia utilizar más plazas. De hecho en La Guindalera, el barrio oficial, hay cuatro “sub-barrios” históricos (Ventas, Parque de las Avenidas, el Parral y La Guindalera “vieja”) y si de una pudiésemos sacar cuatro sería mejor todavía. Que cada territorio marque su paso.

Como suele pasar en la primera toma de contacto, había muchas ganas de hablar, muchas ganas de decir y poca voluntad de concretar. De manera que pudimos establecer que sí, que queríamos asamblea de barrio, que queríamos que se reuniese periódicamente, que queríamos hacer grupos de trabajo y poco más. No pudimos o no supimos lanzar como barrio una opinión de la historia general ni entrar más en los objetivos. Poco a poco nos tenemos que obligar a concretar más, a ser más eficaces, a hacer las asambleas mejor, lo que es difícil pero no es imposible si todos ponemos de nuestra parte.

El asamblearismo tiene numerosos problemas, la verdad es que yo soy muy crítico con este sistema y la práctica me ha hecho antiasambleario. No lo digo por decir, lo digo por diez años de asambleas a mis espaldas. Ahora que llevo dos de descanso, de repente meterme en esta vorágine de asambleas me reafirma. Pero si es lo que se ha escogido hay que aceptarlo y si lo aceptamos vamos a hacerlo bien. Muchas veces estas cosas se pueden romper sólo por la mala voluntad de algunos o su intolerancia y sus ganas de romper el puñetero consenso, porque lo malo de esto es que si hay un par de personas en contra de algo, se convierte en la dictadura de la minoría y al final es lo que marca el camino. Un pifostio.

Esto fue el sábado y el domingo fue la Asamblea de Sol en la que se decidía que hacer con las paraetes. Y las paraetes se quedan, lo que considero que es un error que no queda otra que respetar. Pusieron la Asamblea en directo por Internet y esta nueva forma de verlo fue toda una experiencia. Pone de manifiesto los errores de esta historia. El principal peligro es que hay gente a la que se le mete en la cabeza decir cualquier chorrada y si no la dice revienta. Lo he considerado siempre una falta de respeto. Yo creo que hay gente que es o muy solitaria o muy extravagante o un poco de todo y en cuanto ve una asamblea no puede evitar acudir, levantar la mano y soltar su chorrada, jugando con el tiempo de todos. ¿Cuántos de estos pudimos ver ayer en Sol? La verdad, demasiados. Y lo dicho anteriormente, la dictadura de la minoría y el egoísmo particularista de muchos. Esto hace que las Asambleas sean excesivamente largas, sean muy agotadoras y las cosas tarden siglos en avanzar. Y esto lo que provoca es que se apropien de todo los locos de las Asambleas, lo que al final puede reducir toda la movida y convertirla en el gueto de los cuatro pirados de siempre.

Más allá de todo esto está la decisión política de mantener la Acampada. Yo ya expresé con anterioridad que lo mejor era adoptar una táctica guerrillera, levantarse, ocultarse y volver a golpear. Por cierto, hay un artículo muy interesante al respecto que basándose en El Arte de la Guerra de Sun-Tzu llega a la misma conclusión, a la necesidad de levantar la historia. ¿Mantener la Acampada de Sol físicamente sólo por decir “no me voy”? Tengo la intuición, que puede ser erronea, de que algunos que manejan bastante ahí dentro empiezan a ver el cotarro como una especie de “casa okupa al aire libre”, o bien “plaza okupa” de aire jipiesco, abrazos gratis, espiritualidad y demás. Y esto es muy bonito para quien lo quiera hacer en privado pero el riesgo de esto, tanto que gustan los consensos, es romper el consenso popular. Sin ir más lejos, en el Diario conservador (y conspirador) El Mundo han ido haciendo encuestas sobre esta historia. Cuando preguntaban “¿Está de acuerdo con las reivindicaciones?” Ganaba el SÍ mayoritariamente. Ahora que preguntan “¿Está de acuerdo con mantener la acampada?” va ganando el “NO”. Creo que existe, repito, un consenso social importante acerca de que es mejor levantar la Acampada, pero creo que los locos de las Asambleas han hecho prevalecer su opinión. Lo dicho, lo acato, no lo comparto.

¿Por qué creo que es positivo levantar la Acampada? Porque mantenerla a lo único que conduce es al desgaste. A que cada vez vaya menos gente y cuando ya vayan demasiados pocos la cosa muera sola. No veo ni necesaria la intervención policial, de hecho la intervención policial lo único que haría es un “efecto Barcelona” y sólo alguien muy idiota haría esto.

Lo único positivo, como ya dije también, de mantener el tinglado sería pasar a una ofensiva kamikaze, empezar a crear una nueva ciudad desde Sol, tomando el control progresivo no sólo de la plaza sino de edificios cercanos abandonados, lo cuál, como digo, sería una locura que no creo que progresase (tal vez me confunda, quien sabe).

Replegar la Asamblea, evitar el desgaste público, plantar la semilla de los barrios y dejar que las cosas fluyan, eso sería lo suyo. Como la Acampada permanece, darle vida a los barrios toma el doble de importancia ahora, porque si aquello se va a convertir en la plaza okupa de los jipis, esto se tendrá que convertir en la gente de los barrios en pie de guerra y adelante.

Los barrios seguirán su paso. Y lo de Sol, hay que levantarlo cuanto antes. Siempre que pueda insistir en eso, seguiré dando la matraca.

Anuncios

Un comentario en “Levantar la Acampada para levantar los barrios

  1. Muy buen post, y buena serie de post sobre el 15M y la posterior acampada de Sol, gran trabajo. Tambien yo ando ilusionado y obsesionado con todo lo que esta ocurriendo en nuestra ciudad y en todo el país, soy de los que luzco ese morenete asambleario de tanta asamblea a la solanera, y la verdad que estoy encantado, y también preocupado, como tu pienso que es hora de levantar la acampada, empieza a degenerar y puede llegar a ir contra los intereses del propio movimiento, lo que pasa que es complicado cerrar algo que ha sido tan importante para tanta gente. A ver si entre todo llevamos el barco a buen puerto. Te animo a que sigas dando tus crónicas y opiniones, ayudas a pensar a los demás. Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s