Zombies salvavidas

Ahora que han pasado unos días desde el gran momento de los controladores, voy a poner por aquí una reflexión que tengo desde hace tiempo sobre determinadas profesiones.

Hay profesiones que son ejercidas por personal altamente cualificado y que tienen una gran responsabilidad porque tienen en sus manos la vida de mucha gente. Esto va más allá de que sus sueldos sean grandes o pequeños.

Dos ejemplos: Cirujanos y controladores aéreos. Son dos ejemplos pero seguro que hay muchos más. Y una realidad objetiva: estas personas no trabajan en las mejores condiciones. Aquí todo el mundo se agarra siempre a lo mismo: “¡si es que cobran un montón!”. Bueno, sí, pero eso de que cobren un montón les sirve para comprarse un ático, pero no para trabajar en las mejores condiciones. Luego viene lo otro, lo de que “pues con lo que cobran, que no se quejen”. La cosa es ¿se quejan siempre por dinero?

Vamos a ser egoístas. Para coger un avión, quiero que las personas fundamentales en el hecho de que el avión no se estrelle estén en plenas condiciones. Esto significa que no quiero que las personas encargadas de que el avión no se estrelle dejen de dormir ocho horas al día y estar relajadas. Si necesitan más vacaciones para estar más relajadas, o más días libres, que lo estén. Que tengan una jornada corta. No lo digo por ellos, lo digo por mí. Que sean personas que el grado de concentración que necesitan pueda ser ejercido al máximo. Esto para mí es algo fundamental.

¿Ganan mucho? Puede que ganen mucho y a lo mejor podrían ganar menos. Lo que se es que deberían tener muy buen sueldo. Quiero que la persona encargada de que no se estrelle mi avión tenga las mínimas preocupaciones posibles. Si su hijo se pone enfermo o si tiene un problema sentimental queda fuera del alcance de cualquiera, pero si puedo conseguir que la persona encargada de que no se estrelle el avión en el que viajo no esté turbada porque no llega a fin de mes, mejor que mejor.

Aquí insisto en lo del salario, siempre sale lo de que tienen muy buen salario y es verdad. Pero eso no entra en confrontación con la realidad objetiva de que las personas encargadas de la seguridad aerea del pueblo no trabajan en las mejores condiciones para mantener dicha seguridad. Si el problema es que ganan mucho, a lo mejor se les puede reducir un poco el salario, pero desde luego el salario ha de ser bueno y las jornadas no se les pueden aumentar, en todo caso reducir.

Esta reflexión que hago sobre los controladores me viene ahora por todo el quilombo que se montó, pero la tengo desde hace tiempo sobre los médicos en general y los cirujanos en particular. Tengo una serie de amigos, familiares y conocidos que son médicos. Tienen un buen salario, negarlo es absurdo. No tan bueno como el de los controladores, cuando quizá debería ser incluso mayor, porque si el controlador evita el accidente, el médico te salva cuando este se ha producido. Pero, de nuevo, el buen salario no soluciona nada. Hacen guardias larguísimas empalmando a veces, demasiadas, más de una jornada laboral. Y de nuevo vienen los de que si ganan mucho o poco y demás historias, y que con lo que ganan, que no se quejen. Ya, pero es que cuando lleves a tu hijo enfermo con 41 de fiebre en medio de la noche, el tipo que le atiende en Urgencias lleva dos días sin pegar ojo. O hay un accidente y la cirujana que opera a corazón abierto tiene que estar tomándose X sustancias para mantenerse despierta. ¿Es tranquilizador? Digo lo mismo que con los controladores, esta vez para los médicos: buen sueldo, menos horas, menos guardias, más vacaciones. Que el buen sueldo, de nuevo, pueda ser altísimo, muy alto o simplemente alto, eso habrá que verlo.

Hay personas que nos salvan la vida pero nos puede el egoísmo y la envidia ibérica. Eso de que alguien gane mucho siempre es motivo de recochineo, cuando a)se lo puede haber ganado y b)se lo merece, porque su profesión es de alta responsabilidad social. Lo que pasa es que esto de que si gana mucho alguien sólo despierta la indignación cuando se montan huelgas o hay protestas. Esto es triste, porque demuestra que aquí la gente, en vez de movilizarse, se quejan de que los demás lo hagan. Cuando un tipo está totalmente puteado en su trabajo parece que no soporta que alguien se movilice, en lugar de eso se convierte en ejemplo de sufridor, parece que todo el mundo deba estar igual de jodido, es un axioma andante, “con mi mierda de trabajo y mi jefe y vienen estos millonarios a quejarse”, que es como decir que como tú eres tonto y no te quejas ni te mueves, pues que los demás no lo hagan.

Esto en realidad es la envidia local, que es un deporte autóctono, el quejarse de todo lo de los demás. La verdad es que hay mucha gente que gana mucho y la gente no se queja tanto. Ejemplos de personas que ganan mucho y además nos joden la vida: los banqueros, forrados hasta el culo y cuando las cosas vienen mal dadas, ¡el gobierno les da más dinero! ¿Dónde está la indignación ante esto? Por no hablar de políticos como Pepiño, que gana mucho más que cualquier controlador y es mucho más incompetente e innecesario para la vida. O las hordas de diputados, votados por tantos ciudadanos que siguen erre que erre dando cuerda a esta farsa, que ganan un buen pellizco y tienen un índice de absentismo laboral creciente.

Por mi parte, prefiero que los cirujanos, los controladores aéreos y los que tengan cualquier otra profesión que salve vidas estén bien remunerados y con buenas condiciones laborales

Anuncios

Un comentario en “Zombies salvavidas

  1. Te diría que en esto llevas muchísima razón, pero hay que tener en cuenta que la jornada laboral de los controladores es bastante reducida. El problema está en que se carga y recarga de horas extras (que son las que se pagan al triple de la normal) y ahí si que puedes tener casos de turnos muy largos. El problema de base es que no hay presupuesto para meter a más controladores si cada uno cobra lo que cobra, por lo que estamos obligados a tener los que tenemos doblando turno (a precio de oro). Igual la solución pasa por: i) bajar los sueldos; ii) meter a más gente con el dinero que ahorramos; y iii) reducirles la jornada laboral y evitarles las horas extra para que estén despejados. El problema radica en si eso le parece bien o no a su sindicato.
    En cuanto a los médicos, también llevas razón, yo tengo una amiga cirujana que va durmiéndose por las esquinas con tanta guardia. Aquí el problema es parecido al anterior (de esto controlo más porque la mitad de mi familia son médicos): los médicos fijos no quieren perder los complementos salariales, pero tampoco quieren hacer guardias, así que a los MIR los crujen, el primer año en puerta y a partir de ahí en sus respectivos servicios. ¿Están sobrecargados de trabajo? Sin duda, pero la solución pasa por lo mismo que antes: reducir complementos de productividad (altísimos) y otras prebendas para contratar más gente y no reventar a los pobres novatos o contratados temporales (ni a los fijos, ya puestos). Desgraciadamente, al final todo es un equilibrio entre dinero/descanso, porque los presupuestos del Estado no dan para más. Otra cuestión distinta sería: ¿donde ha ido todo ese dinero que parecía que sobraba en España hace unos años?
    Un saludo,

    C-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s