Euskal Herria, comida todo el día

No tengo perdón al no haberles relatado a mis masas lectoras lo que aconteció ya hace unos fines de semana. Una experiencia que todo el mundo amante de la cocina y el frikismo debe hacer: road trip a Zarautz a comer en el restaurante de Karlos Argiñano, nuestro cocinero más querido, el único tipo junto a Che Guevara y Johan Cruyff cuyas indicaciones hay que seguir a pies juntillas.

Pues sí, lo hicimos. La reina, Manolo y Elena, Jon “Vaso Roto” y un servidor de ustedes.

De primero, Ensalada con Bacalao.

 

De Segundo, vichysoisse con manzana y panceta.

De tercero, merluza.

De cuarto, cordero.

De postre, una copa con una crema de almendras, piña y coco. Y luego patxarán casero. Agüita con los vascos.

Resultó que en Zarautz era el día de las cuadrillas y había una animación que no veas. Conclusión, garagardoas a cascoporro y pintxos, un paisano llamado Koldo nos llevó a la plaza “clave” en la que estaban los mejores locales. Que cosa más buena oyes.

Es que ir a las tierras vascas es un no parar, casi incita al canibalismo, los momentos en los que no comes te comerías tus propias manos porque entras en una dinámica de gordura que lo flipas, pero collons, es que estás rodeado.

Nuestra visita relámpago concluyó con una visita al Sagardotegi de Aginaga. Estos lugares, los sagardotegis, son caseríos donde hacen su propia sidra y de paso que la venden montan un restaurante con un menú básico de tortilla de bacalao y chuletón además de otras variedades de la carta. Pagas 5€ por el txotx, que viene a ser que te bebes toda la sidra que quieres, que sale de unos barriles a presión de las paredes, en este sitio había ocho barriles enormes y cada uno tenía una sidra distinta, además de tener vino tinto, blanco y cava para poder beber lo que gustes. Este sitio era otro pasote, si cabe más que Argiñano, en el que te ponías como el kiko. De estos lugares en los que hay una camarera vasca grandota que primero parece que te va a arrancar el pescuezo y luego es la risa.

En fin, siempre vale la pena viajar a Euskal Herria pero ya si hablamos de comer, nuestros vecinos los vascos no tienen rival. Gora gu ta gutarrak!

Os pongo unas fotos también del lugar en el que nos alojamos, Sarasola Zahar, en Aizarnazabal



Anuncios

5 comentarios en “Euskal Herria, comida todo el día

  1. Te voy a decir una cosa Antonio, ese “restaurante” es a una sidrería lo que paellador a una paella. ¡Si hasta tiene sillas! ¿¿Barriles a presión?? ¿¿Carta?? ¿Vino y cava?? En una sidrería hay tortilla de bacalao, bacalao con piperrada y chuleta (que si quieres te la puedes llevar tu y allí te la hacen). Y sidra. Y punkto. Todo lo demás sobra, hasta las sillas.

    ¡Txotx!

    • La carta era para los que pasaban del txotx. Los que tomamos el txotx teníamos chuletón y tortilla de bacalao, no sufras. El vino salía de un barril también, y el cava salía igualmente de ahí, vaya, que no te servían, eran todas las cosas que hacían ellos, era casi todo sidra pero también hacían esas cosas, te levantabas y te las echabas. Lo de las sillas ya me queda fuera de mis conocimientos

  2. Las sidrerías más tradicionales no tienen sillas, solo mesas corridas (así no tienes que levantarte para ir a beber, ya estás de pié).

    La cosa será saber si esos “barriles a presión” son de adorno y dentro lleva un tirador (como los de Saizar en los bares) o eran autenticas kupelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s