Sostiene Pereira

Hace tiempo escribí esta entrada llamada “El día que la Paca insultó al Ruiz”. Básicamente trata sobre un recuerdo de la juventud, sobre el hecho de que todos somos susceptibles de ser atenazados por el miedo ante determinadas circunstancias en las que también tenemos la posibilidad de actuar.

Ahora me he terminado de leer el libro “Sostiene Pereira” de Antonio Tabucchi y bien podría encajar en esta dinámica. Esta novela corta (apenas 200 páginas) trata sobre un periodista, Pereira, viudo, con problemas de salud, adicto a las limonadas llenas de azúcar, que trabajó toda la vida en crónicas de sucesos y ahora es el encargado de la sección cultural del “Lisboa” un periódico más que mediocre. Pereira afronta el reto dispuesto a reivindicar autores franceses del siglo XIX, traducir sus cuentos y regodearse en la literatura que a el le gusta sin entrar en mayores polémicas. Decide que como hay muchos autores que van a morir de un momento a otro, hay que empezar a hacer “necrológicas anticipadas” para estar preparados si fallece tal o cuál autor. Por esto, contrata a un joven llamado Monteiro Rossi.

La entrada de Monteiro Rossi en la vida de Pereira es importante, porque resulta que Monteiro Rossi se mete en algunos líos debido a su compromiso político. Pereira ha sido siempre un hombre conservador, religioso, centrado en sus lecturas y poco más, sin meterse en problemas, pero sin comerlo ni beberlo acaba en un brete: ayudar o no ayudar a Monteiro Rossi.

El libro, según yo lo entiendo, no trata esencialmente sobre si la ideología del joven Monteiro es la adecuada o no. Más bien nos pone en esta situación, Pereira es un hombre conservador que está de acuerdo al menos en lo esencial con la ideología conservadora dominante en Portugal en ese momento (1938), pero de repente observa algunos comportamientos que chocan con su manera de entender las cosas, suceden acontecimientos que considera propios del fanatismo más temible y se ve obligado a decidir si hacer algo acorde a su ética o evitarse problemas.

Creo que en la vida todos nos vemos de vez en cuando en situaciones así. Muchas veces, nos pasa a todos, el miedo o una vida más confortable hacen que miremos hacia otro lado, mientras que algunas veces decidimos actuar. Imagino que muchas veces la ideología o la militancia se reducen a muchas palabras y poses, imagino que al final lo que cuenta es actuar de la mejor manera posible en los momentos en los que es necesario. El libro trata sobre todo eso y yo lo recomiendo para el que lo quiera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s