Exposición: Quinquis de los 80

Como muchas veces tengo más pose que cerebro, siempre me negué a ir a “La Casa Encendida”. Imagino que porque es un centro financiado por una caja de ahorros en el que se hacen muchas actividades de las que me entero porque mis conocidos progres van y suelo no hacer, por principio, todo lo que hacen mis conocidos progres. Si van a las noches blancas o a no se que, yo automáticamente no voy. Y menos si esto es algo patrocinado por un banco. Es esta cosa mía de llevar la contraria y no respirar.

Lo que pasa es que llegó a mis oídos que se hacía una exposición con título fascinante: Quinquis de los 80. Cine, prensa y calle.

¿Quién no ha escuchado hablar de las andanzas del Torete, el Vaquilla, el Nani y otros tantos? A muchos esta generación de bandidos nos cogió muy pequeños y apenas podemos recordarlo difúsamente, aunque películas como “El pico” o “Deprisa, deprisa” son films de culto de la “explotaition cañí”.  Curiosamente estas películas nunca las he visto enteras, siempre he visto fragmentos de aquí y de allá pero siempre míticos. Lo bueno de estas pelis es que para bien o para mal reflejaban la realidad de lo que había en la calle y lo que vivía la mayoría de la gente, la de los barrios, pues la gente de los barrios es la mayoría.  Lo malo es que no existe ahora director que arriesgue a hacer estas pelis porque todo el mundo se pierde en laberintos de financiación, distribución y demás que impiden que surja cine de este tipo.

La exposición hace un recorrido por los temas enunciados en su título. Por un lado, por las películas, con una gran recopilación de carteles digna del mejor coleccionista. La prensa, con multitud de recortes de periódicos de la época. Y la calle, analizando la realidad social que dio pie a este fenómeno de marginación y delincuencia. Además hace un recorrido por la música, con exposición de carátulas de disco de grandes artistas como Las Grecas o Los Chichos y cintas de gasolinera en un expositor. También toca de refilón uno de los lugares del quinquismo por excelencia, la sala de juegos/billares.

Está montada con gran acierto, con un recorrido muy bien hecho que se hace ameno y te introduce fácilmente en la atmósfera de la época.

Vale la pena repetir. La exposición está creo que hasta el 9 de Agosto, así que intentaré pasarme a pegar un segundo vistazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s