El final de Lost

Una de mis máximas cuando se viaja es que lo importante no es el destino sino el camino. Cada viaje que he hecho lo he enfocado así. De esta manera, lo interesante de viajar a Sakhalin no es la isla de Sakhalin, sino todo el recorrido que haces para llegar hasta allí. Así he enfocado todos mis viajes y por eso imagino que ha valido la pena todo este tiempo con Lost.

Recuerdo precisamente que empecé a ver Lost tras viajar durante un mes y pico alrededor de Italia. Eran mis años universitarios, recordé que existía esa serie y a la vuelta, sin nada que hacer, empecé a consumir capítulos de manera compulsiva. De esta forma vi la primera temporada en un fin de semana. Después comenzaron las esperas entre temporadas y, durante las temporadas, las esperas entre semana, los duros parones. Madrugar para poner el bitcomet, bajar los subtítulos de lostzilla y así durante años, hasta el día de hoy.

Como experiencia televisiva es de lo más adictivo jamás creado. Su particular universo pasará a la historia. Combinaba, como ya habíamos dicho anteriormente, el cliffhanger y el macguffin como la coca cola y el vino en los kalimotxos, cada semana nueva ronda. En el fondo, Lost ha sido el viaje y, evidentemente, no el destino. La serie ha sido un macguffin permanente que así ha seguido hasta el día de hoy. Si nos ponemos a pensar, es la historia de una isla y de una gente, una isla en la que suceden cosas y unas gentes a las que les pasan cosas. A partir de ahí, parece que todo significa algo, que todo va a ser una historia perfectamente cuadrada. Así lo parece hasta la tercera temporada. Están los que sufren el accidente, están también los de Dharma, están los otros y parece que todo es una guerra entre bandos, luego resulta que en la isla hay un guardián y…

Decía que al final lo que importa es el viaje y con eso nos quedaremos, con el tiempo de disfrute. Lost ha sido como mirar por una cerradura, hasta que alguien decide taparla y no puedes ver nada más. Mientras has mirado lo has disfrutado y llega un punto en el que no puedes más. Y eso es todo. Mirémoslo también así: la serie comienza con Jack abriendo los ojos y finaliza con Jack cerrándolos (y con Vincent). De esta manera, hemos podido ver todo lo que transcurre en la isla y alrededores desde que Jack llega hasta que Jack muere. Eso no significa que no pasen cosas antes o después, algunas de las cuáles hemos podido ver o imaginar. Simplemente, hemos tenido el privilegio de poder “espiar” lo que sucede, en ese lapso de tiempo entre la apertura y el cierre de ojos.

Creo que la gente se ha quedado un poco a cuadros con el final, pero mi interpretación es la siguiente y creo que es la adecuada: lo que viene a decir el final es que la serie podría seguir, la vida de los personajes podría seguir desarrollándose, pero que al fin y al cabo en algún momento todos van a morir. Y en la serie, lo que sucede es que en cierto modo hay una especie de realidad alternativa tras la muerte y en dicha realidad al final todos los muertos se encuentran y recuerdan los momentos que vivieron juntos. De este modo, podríamos decir que la vida de Boone, por ejemplo, acabó en el momento que todos vimos, igual que la de Locke, Shannon, Jin, Sun, Charlie o el propio Jack (que muere tras cumplir su misión y ver como parte el avión). Y la vida de otros, simplemente, terminará. La clave la da Christian Shepard, “a todos les llega su hora”. Podemos imaginar, quizás, que el avión que pilota Lapidus con Richard, Miles, Sawyer, Kate y Claire llega a buen puerto y siguen sus vidas. Pero al final todos morirán algún día. O podemos imaginar que Hugo y Ben continúan en la isla, ya dice Hurley que “has sido un buen número dos” y Ben le replica que él ha sido un buen número uno. Podemos imaginar que en cierto modo la vida de esa isla misteriosa y de sus personajes continúa, pero que al final a todos les espera el mismo destino. Y si nos ponemos filosóficos, es como la vida misma, llena de historias, historias de las que sabemos el final de muchas, pero no de todas, pues todos tenemos esas conversaciones del tipo “¿qué habrá sido de…?” o “¿qué pasó al final con aquello?”. Como la vida misma. Al final la serie acaba así y no hay que darle más vueltas, dejándonos de paso con el “memento mori”. En realidad es como un perfecto engaño, que nos ha mantenido enganchados como las novelas folletinescas. Así se ganó la vida Alejandro Dumas, con recursos narrativos mil para mantener la atención del lector.

Hasta aquí han llegado estos seis años de incertidumbre. Y bien podemos decir que disfrutemos o no nuestro destino, habremos disfrutado el viaje.

(Mención aparte merece la retransmisión de Cuatro. Puedo imaginar la dificultad del asunto, pero han tenido unos cuantos fallos con los subtítulos y además se han comido cosa de ¿15 minutos? Minutos que ya estoy bajando y que veré lo antes posible)

(mención 1′ a Cuatro: Los “expertos” que han puesto a debatir, lamentables. “Entonces todos ellos murieron en el avión y es todo una ensoñación”. ¿Qué capítulo han visto?)

(segunda mención, gracias a todos los duendecillos de lostzilla que tan amablemente hicieron todos los subtítulos)

(edito: a la parte de la iglesia y la realidad alternativa se la puede denominar un “purgatorio” en el que los personajes tienen la capacidad de ser medianamente felices y además tienen la capacidad de recordar cuando estaban vivos y todos esos buenos momentos o esa parte crucial de sus vidas. Una vez hecho eso, Christian abre la puerta para que sigan “adelante”, ¿hacia el descanso eterno?)

Enlaces a críticas y demás que vayan saliendo, si alguien encuentra alguna por ahí que sea interesante, que lo ponga en los comentarios:

Lost finale review

Desenredamos el final de Lost

¿Qué ha pasado en Lost?

Lost: nuestra opinión del último capítulo

Anuncios

Un comentario en “El final de Lost

  1. Hola amigos lostianos. Leí hace unos minutos una muy buena frase: “lo importante no es el destino, sino el recorrido”. Esta frase realmente refleja lo que los lostianos hemos vivido en estos años, como cada uno compartimos ciertos rasgos de cada personaje, como muchas las historias de cada personaje se parecen a nuestras propias historias.
    No se si importa la interpretación que cada uno tenga del final de lost, sino que lo que la serie nos deja a cada uno de los seguidores, los recuerdos, las emociones, las lecciones de vida, etc.
    Sólo, a modo de ejep,lo, hago el siguiente comentario: creo que la isla le dio a cada personaje la oportunidad de redimirse; y la redención de cada uno en la isla fue lo que creo esta dimensión paralela de sus vidas. Ahora bien, como linus le dijo a Hurley, haz lo que mejor sabes hacer cuidar a la gente, y así, como hurley quedo de “Jacob” permitió la reunión final de todos, y que todos estuviesen felices en este camino que algunos (“los que estan muertos”) emprenderan.
    Todos son concientes de su realidad, y de su oportunidad de redención.
    Al final, la lección es: la vida siempre nos da la oportunidad de redimirnos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s