Atleti – Liverpool

No existe club más mítico en la historia del fútbol que el Liverpool. Quizá no sea el más laureado o el más poderoso de la historia (aunque es un equipo muy laureado y fue muy poderoso), pero es sin duda el que tiene más anécdotas curiosas y legendarias a su alrededor. Es el equipo de los obreros de Liverpool, muchísimos descendientes de irlandeses, que hizo del fútbol algo que era mucho más que una cuestión de vida o muerte, como bien diría su histórico entrenador Bill Shankly.

El pequeño pasillo con el mensaje de “This is Anfield”. Personajes variopintos, desde el mencionado Shankly hasta el loco Grobbelaer, pasando por gente como Kevin Keegan o el televisivo Michael Robinson. El equipo más inglés que ninguno, el equipo que representa como ninguno en la tierra al fútbol en estado puro. Su afición es también digna de mención, con “The Kop” liderando los cánticos, suelen apoyar hasta el final, animar como si les fuese la vida en ello aunque pierdan por goleada. Sólo una afición como la de los reds puede convertir en himno oficial el “You’ll never walk alone” y hacer que te emociones seas del equipo que seas. Ayer esta particular afición asistió al Vicente Calderón con bufandas rojiblancas y camisetas del Atlético de Madrid. Al finalizar el encuentro decidieron aplaudir a la grada colchonera, que les devolvió el gesto. Ojalá fuese así con todos.

Ver al Liverpool ha sido el colofón a esta temporada en las gradas del Manzanares. Porque ayer como sabéis se jugaban las semifinales de la Europa Liga, copa de la UEFA o copa de Ferias. El partido más esperado del año. Esperado y sorprendente, porque con el lamentable estado en la Liga nadie se podía esperar que jugásemos dos semifinales en casa. Cosas veredes. El Liverpool, al que tengo una enorme simpatía, es el sinónimo del antifútbol gracias a la mano del sobrevalorado Benítez. Un tipo que desprecia el talento y que piensa que sus jugadores son soldaditos de un juego de estrategia del PC. Tiene actitud permanente de equipo pequeño. No juega a nada, no tiene iniciativa. Ya jueguen frente al Manchester United o frente al Wolverhampton, tienen la mente siempre en el rival. Anular al rival, nunca jugar. Anular al rival, buscar sus fallos, vivir pendiente del otro. Nunca querer la pelota, nunca ir a ganar. Ir a que el otro pierda. Eso lo podríamos entender en un equipo sin recursos que lucha por su supervivencia en una Liga en la que todos le superan. Eso lo podríamos entender en el Xerez, pero el Xerez de Gorosito, colista en la tabla, juega a ganar y ganó en el Calderón. Porque lo bueno del Atleti es que nadie sabe a que juega, ni Benitez. Depende del día, de la hora, de estados anímicos imposibles.

Nadie sabe que pondría Rafa Benítez en su pizarra ayer. Lo que todos sabemos es que ayer, simplemente, el Liverpool no existió. El Atleti jugó con orden y muchísimo criterio. Desde atrás hacia delante, no hubo fallos apenas. La defensa tuvo poco trabajo, pero el que tuvo lo resolvió brillantemente. Tanto que De Gea ni olió el balón. Perea estuvo ENORME, una de sus grandes noches en el Calderón. Hizo lo que se le pide, que corte como sabe y que no se líe con la pelota. Ujfalusi como carrilero gana enteros y eso que su mejor sitio es en el centro de la defensa. En el centro del campo nadie podía con Assunçao. Jurado en la media punta demostró que por lo menos ahí hace cosas. Forlán marcó un gol, que fue todo lo que hizo pero ya es mucho hacer. Mención aparte merece Reyes, que fue sin duda el crack del partido, porque se sacaba de la chistera cada cosa que asustaba, hacía unos cambios de banda terroríficos para el Liverpool y fue la pesadilla de la defensa red. El recital que dio de caños es algo que pocas veces he visto en un partido de primer nivel.

Del equipo contrario poco podemos decir porque apenas existió. Lo único que hacían bien era defender, seña de Benítez, para quien el fútbol consiste en no recibir goles. Defendían de manera sensacional y por eso salieron con un poco de oxígeno. Reina hizo dos paradones que habrían sido gol frente a cualquier otro portero, uno frente a Simao y otro frente a Ujfalusi. Y luego un tal Gerrard que parecía que luchaba solo contra el mundo. Que entrega más grande por parte de un tipo que forma parte de la leyenda de su club (aunque sea un tramposo conocido). Será también recordada la “no vuelta a casa” de nuestro Torres.

Y así ganamos la ida, pero queda la vuelta y allí puede suceder de todo. Tocará verlo por la tele porque hasta aquí ha llegado el abono total. Abono que podemos estar contentos porque ha sido amortizado. Quien nos lo iba a decir.

Anuncios

Un comentario en “Atleti – Liverpool

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s