Atleti – Mallorca

Lo del pasado sábado fue probablemente el mayor esperpento que he podido ver jamás en un estadio de fútbol. Con el árbitro  (el terrible Muñiz) de nuestro lado, en cuanto el Mallorca se quedó con nueve a los nuestros les entró el canguelo. Sí, tal cual. No lo había visto en mi vida. En vez de coger y matar , metafóricamente hablando, al rival en su momento de máxima debilidad, cada vez que algún jugador colchonero tocaba el balón, le temblaba el cuerpo. Me imagino lo que pasaba por su cabeza “¿y si la cagamos ahora?”. Pues la cagaron.

Al final la ovación se la llevó el Mallorca, que peleó el partido con nueve como si fuese una final. Debieron pensar que ya puestos, les daba igual encajar uno que treinta. Con los del Atleti en medio de un supipi cerebral, les salió todo rodado. Y Forlán fallando un penalty de nuevo. Todo el estadio mudo.

Va quedando claro que lo que necesita esta plantilla es un trabajo psicológico importantísimo. Lo mejor de todo es que los próximos que recibimos en casa son Chelsea y Real Madrid. Para cagarse.

Quique, lo que te espera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s