Don Pablos manda

De las clases de literatura del colegio lo que recuerdo con más cariño es como nos las gastábamos con la profesora, “La Gato”, haciendo travesuras en clase. Porque en clase, lo que es literatura, no aprendí demasiada. Por un lado nos metían a aprendernos las biografías de autores que no nos valían para nada porque no veíamos nada escrito. Y cuando nos hacían leer algo, lo hacían tan aburrido que no compensaba.

Muchos clásicos de la literatura castellana pasaron por mis manos y no les hice demasiado caso y ha sido a lo largo de los ocho años posteriores al final de esa etapa cuando he ido poniéndome al día para leer, en serio y centrado, todo aquello.

En estas que en una visita a la librería Méndez me hice con la “Historia de la vida del buscón llamado don Pablos, ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños”. O, como todos decimos, “El Buscón“, de Quevedo.

Enfrentado al reto de leer el castellano de hace siglos, puedo decir que pese a todo la lectura ha sido placentera. Tres han sido los ingredientes más destacados para mí: El primero, un auténtico regocijo en mi propio idioma. En ocasiones pasas un buen rato saltando a los pies de página, se puede hacer complicado, pero ver como se ha desarrollado la lengua a lo largo de este tiempo me ha parecido muy curioso. Segundo, el disfrute de ver las andanzas del personaje por mi tierra, en sus periplos a Segovia, Toledo, Alcalá, Madrid. Especialmente en esta última ciudad, ver como el personaje va por  la Puerta del Sol, por la Calle Carretas… y finalmente, la propia historia, las andanzas del personaje, un auténtico lumpen.

Yo no se como me lo monto que al final entre Don Pablos y Sal Paradise, todos los lumpen de la literatura me acaban cayendo bien.

Anuncios

2 comentarios en “Don Pablos manda

  1. Yo tengo pendiente leerme “El Lazarillo de Tormes”, una amiga de mis padres, profesora de Literatura castellana (entre otras cosas) en la Universidad de Deusto me dijo que me iba a decir una edicion muy buena del libro (al que le dedica un cuatrimestre entero) aunque aun no lo ha hecho. Hay muchas joyas de nuestra literatura que pasan desapercibidas para la inmensa mayoria -en la que por supuesto me incluyo-.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s