Carta desde McKinney, Texas

Las carreteras americanas son un mundo de paisajes, gentes y pueblos de todo tipo. Recorriendo la multitud de carreteras locales es como nos empapamos de realidad norteamericana.

Nuestras últimas jornadas con nuestra querida nave espacial nos llevaron por muchísimas pequeñas carreteras en los estados de Missouri, Arkansas y Oklahoma. Tuvimos que hacer un camino rarísimo porque el camino directo, por el Estado de Oklahoma, nos llevaba por infinidad de carreteras de peaje, y es que el gobernador de aquí debe ser discípulo de la Espe.

Estos caminos hacen que visitemos muchos pueblos de todo tipo. En esta ocasión visitamos el pueblo de West Fork, en Arkansas. Un pueblo totalmente muerto, con su hamburguesería de rigor, eso sí, y las calles vacías.

Íbamos por Arkansas cuando un coche de policía, en una carretera estrecha, se nos puso detrás. Al ser una carretera tan pequeña, pensábamos que simplemente quería pasar y no podía, pero lo que quería era que detuviésemos el coche. Al pararlo, se nos acercó el policía, con su sombrero de cowboy, y nos dijo que íbamos más rápido de lo permitido. Aurora es una conductora más que prudente, pero aquí dicen que muchas veces te paran para meterte un poco de “susto”. Y eso es lo que hicieron, porque la única consecuencia de todo esto fue un “Warning”, un papel, cortesía del Estado de Arkansas, en el que nos recomendaban no ir deprisa.

Hicimos noche en un pueblo “raruno” llamado Eufaula, en Oklahoma. Debía ser un pueblo de fugitivos o algo así, porque Aurora se puso a hacer fotos a un cartel y salió una señora de un balcón diciéndonos que a qué narices hacíamos fotos. Al no ser a ella, se dio la vuelta y se volvió dentro de la casa.

Eufaula además de un pueblo es el nombre de un lago, aquí hay muchísimos y la gente va a ellos a pasar las vacaciones. Fuera de temporada, la mitad de los locales están vacíos.

Esto fue nuestro paso por Oklahoma, donde todo estaba lleno de carteles de la “nación cherokee” pero la verdad es que no vimos más que blancos.

Finalmente llegamos a Dallas tras cuatro días de viaje. Al entrar en Texas nos recibió un cartel en el que se proclamaban “Orgullosa tierra del Presidente Bush”. Nuestra ansiada Texas, a nuestros pies.

Nos acogían Grant y Erin. Al contactarles fueron muy específicos con que no nos quedásemos demasiados. Aunque sabemos bien que las visitas, como la pesca, a los tres días apestan, nos pareció un poco raro tanta insistencia. Pero en cuanto Erin abrió la puerta pudimos ver el motivo de todo esto. Erin tenía un bombo tremendo, embarazada de nueve meses, bebé a punto de nacer y encima alojándonos. Eso sí que es hospitalidad.

Dos banderas, una de EEUU y otra de Texas, estaban en el balcón de la casa. Y en la entrada, un cartel de McCain-Palin. Y es que nuestros huespedes eran republicanos militantes. Nosotros no nos achantamos ante nada, de hecho nos gusta conocer gente de todo tipo y escuchar lo que tengan que decir. Y Grant y Erin eran excelentes personas. Además tengo contrastado que yo con los que me llevo bien es con los míos, con los comunistas-separatistas-malvados, pero a la hora de llevarme bien con gente del PSOE o del PP siempre me he llevado mejor con los del PP , pese a estar a años luz de coincidir políticamente con cualquiera de los bandos.

Grant y Erin tenían una gran casa, con una cama para invitados enooooorme y una piscina con un jacuzzi en el que acababamos todas las noches. A la piscina también le dimos buena cuenta, lo que más hicimos durante nuestra estancia en Dallas fue bañarnos allí, hacía un calor tremendo. Sólo un día fuimos al centro de Dallas y sólo tenía un área interesante que era el llamado West End, el resto eran tres calles con altos edificios de oficinas.

Grant y Erin nos proporcionaron un par de experiencias típicas americanas. La primera, la visita al Rodeo. Lo pasamos pipa. Tiene varias partes, lo más destacado es intentar resistir sobre un toro o potro enfurecido más de ocho segundos. Además de eso tienen carreras de carrozas, “poker de cowboys” (que consiste en quedarse sentados en una mesa a ver quien aguanta más mientras un toro cabreado va corriendo alrededor), coger vacas con lazo y unas pruebas para niños en las que los chavales tienen que mantenerse agarrados a una oveja que sale corriendo.

El Rodeo lleva incluida una cena de barbacoa. La gente va con sombreros de vaquero. Cuando empieza, te dan una charla sobre las tropas de EEUU, luego cantan el himno todos con la mano en el corazón (como anécdota curiosa, mientras una señora en el medio de la arena sostenía una bandera americana sobre un caballo, para dar solemnidad al acto, el animalico se cagaba por la pata abajo al compás de los acordes de tan célebre sonata).

El último día que pasamos con Grant y Erin fuimos a la feria estatal, una gran feria con actividades, juegos y comidas fritas. Lo de las comidas fritas es el principal reclamo de la actividad, y es que lo fríen TODO. Cuando digo todo, digo todo, desde cosas que uno se puede imaginar (salchichas, pollo, bacon) hasta pepinillos (más raro, pero no tanto) y otras inimaginables (helado, galletas, chupa chups). Una locura. Estaba interesante, pero economicamente nos dejó temblando, y es que era carísima.

Como estamos viajando con esto del Driveaway, tenemos tiempos de largas esperas. Esto del driveaway tiene su gracia, pero es un método en decadencia y si no hay más viajeros que se animen a llevar coches, seguramente pronto será algo del pasado. EL motivo es que la gente prefiere pagar más y tener su coche de inmediato que estar esperando a que alguien mueva el coche. Por eso seguimos en el área de Dallas.

Visto que el bebé de Erin y Grant estaba a punto de nacer, para no estar en medio en tan importante momento y no ser una preocupación más, nos buscamos otra anfitriona. Se llama Wendolin, vive en un pueblo cercano a Dallas llamado McKinney. Vive con su padre y en ocasiones con sus hijas y es una fotógrafa.

En el pueblo de McKinney celebraban el Oktoberfest y ahí fuimos nada más llegar. Era surrealista ver a texanos vestidos de tiroleses en un pueblo con cero raíces germánicas. Pero bueno, una excusa para beber cerveza. Fuimos con Wendolin, su amiga Tomeka y la novia de esta, CJ. Nos reconciliamos con las “Tomekas” (la vendedora de nuestro Ford Tempo se llamaba así), ya que esta nueva nos invitó a todo lo invitable.

Acabamos la noche en un campo en un festival de moteros. Con muchas harleys, choppers, bandas de rock y cervezas. Hubo momentos esperpénticos, como un cutre concurso de “Miss Camiseta Mojada” que más que erótico era divertido, aunque más que divertido era patético. En fin, hay que ver de todo en esta vida. Al enterarse de que éramos de fuera, los moteros se alegraron y muchos se acercaron a hablar con nosotros y a ofrecernos cervezas. Así fue nuestro primer festival motero.

Wendolin tiene varios planes para nosotros, entre los que se encuentra comer nuestra primera hamburguesa tras tres semanas. Se dice pronto, pero tres semanas sin hamburguesa por estas tierras es algo complicado.

Poco más que contaros por el momento, ya que seguimos a la espera de coche. A nivel anecdótico, observamos alucinados como empiezan a vender calabazas por todas partes. Están preparando ya como locos el famoso Halloween, una fiesta que tendremos este año la ocasión de vivir en la tierra donde se ha popularizado. Aunque Aurora y yo somos reacios a ponernos el disfraz, nos hace gracia la idea de vivirlo desde dentro, ¿vendrán niños a pedir caramelos y todas esas cosas? Es inevitable estar pensando en eso, ya que es como el Corte Inglés con las navidades, llevan dando la matraca desde hace varias semanas. Esta fiesta y acción de gracias (tercera semana de Noviembre, creo, a mi me hace ilusión lo de comer el pavo) nos valdrán para conocer un poco más de cerca la cultura de aquí. Espero que no sea demasiado grave porque ya empiezo a pensar en inglés y con tanta cosa típica… a ver si me voy a hacer uno de ellos.

—–

Tres notillas:

1.- Después de mi entrada acerca de que este país se va al garete, el presi Bush dio consternado un mensaje a la nación anunciando la profunda crisis económica y la necesidad de tomar medidas. No seré tan catastrofista, después de todo.

2.- Después de recibir críticas por la caña política que meto de tanto en tanto y siempre con moderación, ha llegado a nuestras manos un bonito video (un beso a sus protagonistas) en el que un chaval, al que por cierto conocimos en La Cañada (ahora Terra Celta, paseo de Marques de Zafra casi esquina con Doctor Esquerdo, buenas cañas, buenas tapas, preguntad por un tal Manolo, vive ahí, os invitará a una ronda si decís que habéis leído eso en este blog), nos pedía que metíesemos más chicha política. En su honor, por ser un gran fan y gran lector y por haber hecho llegar la petición POR VIDEO, el par de meses que nos quedan el tono político subirá en un doscientos por cien. Si queréis contrarrestarlo, enviadme peticiones por video.

3.- Se me olvidó mencionarlo, pero: Tour, Giro y Vuelta en año y medio. Alberto Contador, eres un crack

Anuncios

4 comentarios en “Carta desde McKinney, Texas

  1. Esto se pone interesante, siempre he tenido curiosidad por saber si walker tenía una estatua en su propio estado. Sobre las ideas politicas siempre he dicho que no tienen nada que ver con la persona, salvo que incluyan nociones como exterminar cosas y declarar que todos los ______________ son unos ___________ , en cuyo caso recomendamos asistencia psicológica (sea del color que sea) me alegro de que lo paseis bien aunque siempre hje tenido dos dudas sobre texas, son tan estrictos con las leyes como parece, son tan ultramegaultra patriotas como nos hacen creer y es verdad que teaxs se puede independizar cuando quiera de los USA.

    Bueno para que no qiede soso os paso un ska 2tone de los chulos, nada antisistema seguro que hasta en texas os miran bien (esta en guiri, pero es un temazo) http://www.youtube.com/watch?v=1iUU6jTqB6k

    y acabo de rescatar un video cachondisimo de ingleses en alabama conduciendo, impagable. Traducir las pntadas de los coches y ver lo que les hacen es la risa.

    Weno me despido y que sepas que pensar en en guiri no solo es bueno sino practico. Abrazos besos y voy a leer el de tu sra. esposa

  2. Además dirás lo que quieras, pero el blog de Aurora tiene más comentarios.
    Fuimos a ver Mérida, las ruinas, con tu padre que está hecho una ruina pero no pagan por verle.
    Me he acordado mucho de vosotros, de tu hermano y de ti, de lo que renegasteis del calor que hacía en el teatro romano. Está claro que no hago carrera de vosotros. Montamos en un tren para guiris, de esos que tanto te gustan, son hoorendos pero en el estado de papá no podíamos ir andando a todas partes, más bien a ninguna. Además, no se por qué, la locutora grabada que explicaba los menumentos era extranjera. Cada vez que cogíamos un policía acostado el pobre veia las estrellas.
    Nos montamos los primeros, en el primer asiento para tener sitio y poder acomodar todas las partes lesionadas, rodilla, etc.
    No digo lo que es el etc. porque a tanto no llega mi afán de protagonismo en la red. El caso es que se montó un grupo de turistas, que casi no cabía, nosotros nos hacíamos los locos, como que no nos dabamos cuenta de que faltaba espacio y, castigo de Dios, por egoistas, al final llegó corriendo una gorrrda de Gerona y se nos sentó al lado. Lo de Gerona es aclarativo del origen, no la hacía ocupar más.
    ¿A qué venía todo esto? Ah! si, ya me acuerdo. A que la ciudad de Mérida, por muy capital autonómica que sea, es horrenda.

    Tiene las ruinas romanas, una parte ultra de diseño, con puente de Calatrava incluido, ý res mes.
    Cáceres casi ni lo vi, y me he quedado con ganas de patearlo, porque el centro histórico es una maravilla, además lo vive la gente, no es en plan parque temático, aunque los edificios están demasiado limpios, como muy restaurados. Volveré para perderme por ahí andando con tranquilidad.
    Cosas del turismo hospitalario que hicimos

  3. Superpaguer, Texas es en parte como te lo imaginas y en parte no, imagino que como todo. En el fondo hay gente normal en todas partes, la habia en Rusia y la hay aqui, y locos, mas de lo mismo

    Maria Luisa, si tienes algo en contra, mandame una peticion por video. Acerca de los comentarios, tu nuera tiene una tactica para tener mas que no voy a desvelar pero que es bastante evidente si te fijas.Sobre Extrema y dura, tendre que volver a echar un vistazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s