Por qué este país se va al garete

Si viene un europeo a los EEUU en seguida se da cuenta de que si no tienes coche, moverse se hace dificil.

La inmensa mayoría de las ciudades están diseñadas para moverse única y exclusivamente en coche. Hay muchas zonas que no tienen acera para los peatones, nadie tiene en cuenta las bicicletas y en más de la mitad no hay ni un mínimo transporte público.

Una ciudadana norteamericana media, para ir a comprar cualquier cosa, va en coche. La estructura de las ciudades consiste generalmente en un centro donde hay oficinas, bancos y servicios oficiales (en realidad, oficina de Correos, que es de lo único público que tienen aquí). Esto es así tanto en las grandes ciudades, donde esta parte es mucho más grande, como en localidades medianas y pequeñas, donde este centro supondrá simplemente un par de manzanas o menos. A partir de ahí, comienzan los llamados “suburbs”, que son en líneas generales casas que se extienden de manera horizontal por el territorio. Una casa unifamiliar, junto a otra, otra, otra y otra. Algunas son adosadas e idénticas en todo el vecindario, en otras partes cada casa es única, pero el sistema es generalmente el mismo: extensión horizontal. Aleatoriamente hay un Wal-Mart o similar, que es una superficie análoga a lo que sería un Alcampo, una gran nave con un poco de todo. También hay algún “mall”, centro comercial, donde están conglomerados una serie de locales. En ocasiones estos centros comerciales son grandes, a veces simplemente consisten en una especie de plaza con cinco o seis locales juntos, puestos ahí a pincho.

Para los americanos, vivir en el downtown, en el centro, en general es algo poco prestigioso. Sólo es algo que se lleva en ciudades con fama bohemia, tipo San Francisco. Ellos quieren vivir en los “suburbs”, que viene a ser casi todo, en estas casas con jardín.

Si quieres ir a Correos, tienes que coger el coche. Quieres comprar el pan: coche. Quieres ir al médico: coche. Quieres comprar el periódico: coche. Quieres ir al cine: coche. Todo está organizado para moverse en coche y no de otra manera. Tan centrado está todo en el coche que aunque la mayoría de edad está estipulada en los 21 años , la edad para sacarse el carnet es 16. Para sacarse el carnet, cualquiera te puede enseñar con un permiso especial (no tienen autoescuela-mafias como nosotros) y hay que hacer un par de pruebas que por lo visto son de chichinabo. Aquí si tienes 16 años o más y no conduces se quedan extrañadísimos.

Pero amigos, el petroleo es un bien que se ACABA. Los EEUU tuvieron su época de apogeo petrolífero en los que un galón (que son cuatro litros) de gasolina costaba un dolar o menos. Ahora el galón vale entre 3.60 y 4.20, sigue siendo más barato que en cualquier parte, pero cada vez sube más. Y va a seguir subiendo. ¿Qué va a pasar? Que el coche, que era el bien material paradigma del american way of life, cada vez va a ser más costoso. A los americanos les empieza a doler el bolsillo a la hora de desplazarse, pero no les queda más remedio que hacerlo en coche, porque nadie desarrolla ninguna alternativa. Ni medios de transporte públicos eficaces ni un modelo urbanístico más racional.

Todas estas masas de trabajadores estadounidenses que cada mañana llenan las megautopistas en torno a las grandes ciudades, van a empezar a sufrir por pagar su medio de transporte que para ellos es fundamental. Y si esto lo sumamos a la crisis financiera (ver últimas noticias acerca de Wall Street en cualquier medio de información), más la crisis hipotecaria coaligada a la anterior, ¿qué sucede? Que aumenta el endeudamiento generalizado.

Como el petroleo se termina, el señor Bush se va a buscarlo a Afganistan, porque por lo visto Al-Qaeda se esconde ahí. No es que ignoren que en realidad todos los fondos de Al-Qaeda vienen de Arabia Saudí, una monarquía absoluta peor que cualquier miembro del eje del mal, es que Arabia Saudí es su fiel aliado y además proporciona petroleo. Y como nuestros viejos aliados anticomunistas, los talibanes, ya están pasados de rosca y de moda, a por petroleo. Esto implica un enorme gasto militar, pero no basta. Entonces resulta que en Irak hay por lo visto millones de armas de destrucción masivas, se lanzan ahí, no aparecen armas de ningún tipo (¡qué sorpresa! Si ya lo decía Aznar, “nuestros informes en aquel momento…”), pero pongo un gobierno títere que me proporcione el líquido elemento para mantener mi sociedad entera en pie. Claro que luego a veces el gobierno títere me sale contestón y encima los chiies y suníes resulta que dan más la lata de lo pensado. Esto implica un incremento constante del gasto militar, con muchísimos problemas sociales unidos (como el aumento de suicidios entre miembros del ejército). Decía yo antes que sólo se gastaba dinero público en Correos. Mentira. Donde va más y más es al ejército. Como se nos acaba el petroleo no nos planteamos cambiar el modo de vida, investigar otros modelos de urbanismo y transporte, otras fuentes de energía. Nos gastamos lo que nos queda en invadir países.

Mi amigo Rafael Caldera, presidente de Venezuela, me proporciona todo el petroleo que quiero, pero luego llega ese tipo, Chavez, que encima es medio indio, y decide que el petroleo de Venezuela, para los venezolanos. Así que le montamos un golpe de Estado con la ayuda de Ansar. Sale el tiro por la culata y encima seguimos sin petroleo.

Como no soy historiador, aunque me interese la materia, desconozco si en la historia de la humanidad ha existido alguna otra superpotencia tan dependiente de una materia. En líneas generales, gran parte de todo lo que está sucediendo en el mundo desde un punto de vista geopolítico gira en torno al petróleo y el control de los recursos. El modo de vida americano es completamente insostenible y sus gobernantes no tienen la más mínima intención de renunciar a el. Desesperados, se niegan a aceptar la realidad, a cambiar su forma de vivir durante el último siglo, están nerviosos, ¡no se puede acabar el petróleo, tiene que haber en alguna parte!. Por eso empiezan a destruir Alaska, buscando algún último reducto de oro negro. Se lanzan mensajes de exaltación, quieren recurrir al espíritu colectivo, todo se llena de pegatinas, desde el “support our troops” (apoya a nuestras tropas) hasta el “united we stand” (unidos resistimos).

Si todo el dinero que invierten en guerras, coches, casas en las afueras, mega centros comerciales y demás, lo invirtiesen en investigación sobre nuevas energías, en desarrollo urbanístico y en servicios sociales, se garantizarían su posición de superpotencia. Pero no hay más ciego que el que no quiere ver. Por eso se van al garete. Y va a ser pronto.

Y a rey muerto, rey puesto. ¿Será Rusia? No creo, son oleodependientes también. ¿China o India? Quizá los primeros. Es igual, sea quien sea ninguno ofrece nada interesante para la humanidad.

Objetivamente, viendo este panorama, sólo veo tres actitudes posibles 1) la negación de la realidad, 2) la apatía, esperar de brazos cruzados a que el mundo se vaya al garete y 3) la militancia. Cada uno que elija la que más le complazca.

Anuncios

4 comentarios en “Por qué este país se va al garete

  1. Ya que nos ponemos en plan conspiranoicos hay quien dice que toda la producción estadounidense es alamacenada en esperas de que el petroleo se agote (todos somos en mayor/menor medida petroleo-dependientes) y de ese modo o la usan ellos, o la venden a precios de cagarse o vaya ud. a saber. También hemos oido todos que no se usan otros productos poque las grandes petroleras los ocultan, y que los negros corren mucho porque en africa les ponen delante de los leones y que desde 1975 se ha roto españa 12 veces y ha habido 56 conatos de guerra civil, que en el cole daban caramelos con drogaina y que riki martin salio de modo no esperado en un sorpresa sorpresa con un perro y nocilla y su aburrida dueña …

    Yo hace años que vi la luz en este sentido y como si de la famosa novela huxleyana se tratara, me arrojé en brazos del soma (apatia) en forma de ocio vacio e institucionalizado.

    El video me lo puedes mandar al mail que yo en un ratete te escribo un mail (siempre hablo de un modo personal pero sabeis que os consideró un tandem y que todo va por duplicado 😉 )

    Un abrazo

  2. Pues sin entrar en polémica diré que el sistema holandés en este sentido es brutal. Aquí nadie coje el coche, todo el mundo va en bici o en transporte público (evidentemente todo el mundo es la gran mayoría porque el otro día desde el tren se veía caravanón en la autopa), yo ya me he echo con mi bici, se llama grillo y cuando pedaleo va tan contenta que hace cric-cric y me quiere tanto que el otro día me dio un beso en forma de grasa negruzca en mi pantalón. Ayer estuvimos en Utrecht buscando piso con escasos-nulos resultados aunque hoy nos hemos quedado vegetando en casa y buscando piso y mañana tenemos dos visitas a pisos así que otra vez para Utrecht, una ciudad preciosa. Una cosa que me sorprendió fue encontrarme un squat enfrente del ayunta jajaja anda que no les tiene que joder… y la ciudad mola un montón, es como un pueblín pero con mucha vida, hay muchos estudiantes y hay bastante ambiente, pero sin los agobios de la gran urbe y, por supuesto y más importante, sin los agobios de las hordas de turistas. Ya os iré contando como nos va, de momento voy a leerme los dos posts que me faltan.

    Een omhelzen!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s