Carta desde Kitami

Queridas amiguitas:

Efectivamente, llegamos a Japon. Pero la cosa no fue tan facil como puede parecer.

Lo primero, el ferry. Tras el pertinente control de pasaportes en las aduanas rusas, nos montamos en el ferry. El ferry este lo lleva una compania japonesa, asi que nada mas montar empezamos a notar cambios. Todos los empleados sonrientes haciendo sus inclinaciones de cabeza. Teniamos billete en la tarifa mas economica y un senior amable nos indico nuestro sitio. En el ferry japones no hay asientos, lo que hay son una serie de tatamis, entonces tu coges y vas al tuyo, te tumbas en el suelo con una mantita y ves la tele o lo que quieras. Parece ser que cada tatami esta diseniado como para diez personas, pero en el nuestro ibamos los dos solos. Por si fuera poco, nos dieron una bandejita con comida.

A la llegada a la terminal de ferry en Wakkanai, en Japon, lo primero que nos impresiono fue lo limpio que estaba todo. Pero eso no es nada comparado con lo que venia despues. Una larga cola de rusos para el control de pasaportes en Japon. La maquina de huellas digitales (hay que dejar las huellas al entrar en el pais) no funcionaba y nos tuvieron ahi esperando. Cuando por fin nos toco y vieron de donde eramos, nos hicieron rellenar un cuestionario. El motivo es que los ciudadanos del Estado Espaniol no necesitamos visado ni reserva de hotel de ningun tipo, pero estan acostumbrados a que todo el mundo lleve reserva de hotel encima. Como nosotros no llevabamos, se empezaron a comer la cabeza y al final nos hicieron rellenar un largo cuestionario. Una vez rellenado el cuestionario, nos llevaron al despacho del director de inmigracion, que nos empezo a interrogar sobre nuestro viaje. Todo esto con muy buenas maneras y el ayudante diciendo “Miguel Indurain, Miguel Indurain”. Yo les decia que Alberto Contador, por hacer patria. Aun asi, les tuvimos que relatar tooodo nuestro viaje. Se desconcertaron cuando les dijimos “Belgium” porque entendieron “Beijing” y no entendian como habiamos ido de Francia a Pekin para luego volver a Holanda… en fin, en total cuatro horas con el inspector de inmigracion. Resulta que dentro de unos meses, dentro del plazo que tenemos para visitar el pais, hay una cumbre internacional, no se si del G8 o que. Asi que estan bastante rayados con la gente que pueda venir de fuera, especialmente si van sin reserva de hotel ni nada y van sin afeitar como nosotros. Directamente nos preguntaron si no seriamos terroristas, lo cual fue todo un honor.

Al salir de lo de inmigracion, nos toco pasar por aduanas, donde revisaron escrupulosamente todo nuestro equipaje.

Salimos de la terminal del ferry y ya era tardecillo. En Japon son dos horas menos que en la isla de Sakhalin. El tema es que Hokkaido esta alineado con Sakhalin, de forma que por logica tendria que tener la hora de Sakhalin. Pero no, asi que anochece muy temprano. Cuando ya estabamos solos, empezamos a caminar por la carretera que cruza el pueblo, paramos en una tienda a comprar algo de comer (un bocadillo de tallarines!) y luego intentamos ponernos con el autostop. No habia manera, eran solo las 19:30 pero ya era noche bastante cerrada. No nos hacian ni caso.

Vista la situacion, no nos quedo mas remedio que buscar un sitio donde dormir por la calle. Hicimos una investigacion profunda y finalmente encontramos un sitio apto. Era un pequenio edificio en una zona tranquila, tenia como un hueco con tres paredes y una “cuarta” pared que eran dos rocas enormes a modo decorativo, asi que ahi nos metimos a “dormir”. Al principio la cosa estaba bien, pero luego refresco bastante. Yo pense mucho en toda la gente que tiene que dormir en la calle porque no le quedan mas narices y la verdad es que me estremeci.

Como la hora esta “mal puesta”, a las 4 de la maniana ya salio el sol. Y como nos habiamos metido en nuestro cubiculo callejero a las 8 de la tarde, considerabamos que era buen momento para intentar que alguien nos llevara en su coche. Nos hicimos el cartelito pertinente y nos pusimos a caminar por la carretera central, con la idea de avanzar hacia la salida del pueblo. No hizo falta. No habiamos hecho ningun gesto, simplemente ibamos caminando, cuando nos vio un camionero y nos ofrecio subir. Nos llevo hasta un municipio llamado Monbetsu. Este camionero no hablaba ningun idioma comprensible para nosotros, pero nos sonreia mucho. En un momento dado, se bajo del camion y volvio con tres refrescos de sesamo, uno para cada uno.

En la parada de Monbetsu aprovechamos para desayunar algo y seguimos con nuestro autostop. Tras una espera de una media hora, una pareja de ancianos nos llevo en su viejo Volvo. Estabamos en las mismas, no nos entendiamos con el idioma pero habia muy buen rollo. A mi me llamaban “Antonio san” y eso me hacia mucha gracia. Estos iban a un punto anterior, pero decidieron llevarnos a Kitami, que era nuestro destino final. A Aurora le regalaron un amuleto de la felicidad.

Una vez en Kitami, esperamos en la estacion central hasta que pudiesemos contactar con nuestro nuevo anfitrion, Randall. Mientras esperabamos, la policia nos hizo sacar el pasaporte e hicieron unas copias del mismo. Todo con muy buenas maneras, aqui sonrien todo el rato. Al madero ademas se le volo la gorra cuando nos pedia la documentacion. En resumen, que estan muy cagados con lo del G8 o lo que sea que haya aqui, cualquiera parece sospechoso. Y yo con mi nuevo pelo peluche y mi barba parezco un tipo malo, asi que nada, pasaporte por aqui y por alla.

Finalmente nos encontramos con Randall. Randall es de Dakota del Sur, esto es muy interesante para mi porque como es sabido tengo mucho interes en los indios Lakota, que viven alli y de hecho son los habitantes originarios de alli. Es profesor de ingles. Casi todos los extranjeros que encuentras aqui son profesores de ingles, por un programa que se llama JET. Luego los japoneses no hablan tan bien el ingles porque todos estos angloparlantes que contratan son solo asistentes del profesor, que es siempre un japones. Es como si tu estas con el Vita dandote la clase y el Vita tiene un chaval de Dakota del Sur al que de vez en cuando le da la palabra para hacer una pequenia conversacion o algo asi (el Vita fue mi profe de ingles en primero y segundo de BUP). Aqui lleva una vida bastante relajada, aunque tiene muchas tribulaciones amorosas porque tiene dos novias japonesas, a su vez otra de las novias tiene un novio y es un culebron.

Aqui en Kitami se esta de maravilla y no hemos hecho demasiado. Podemos dividir nuestra estancia en visitar el parque natural de Akan, ir al Onsen y comer.

Sobre el parque natural, una de las veces fuimos solo a un sitio con muy buenas vistas en coche. Pero otra de las veces, ayer, escalamos un volcan que hay. Es una excursion bastante seria, no es super dificil pero tiene su miga. Fue bastante dura y hoy me duele todo el cuerpo. Un dato curioso fue que en esta expedicion se nos acoplo un perro bastante majo que se hizo todo el recorrido con nosotros.

Sobre el Onsen: onsen son los banios tipicos japoneses. Consisten esencialmente en un par de “piscinas” (no son piscinas, pero no se como llamarlo, cubetas?), una mas caliente en una sala interior y otra al aire libre que esta algo mas fresca, aunque caliente igualmente. Generalmente tienen tambien unas duchas, a las que vas al principio. Esto es un poco la regla. El tema es que Japon esta sobre tierras volcanicas y hay muchas aguas naturales con azufre, por lo que por todo el pais hay estos onsen. Hay onsen naturales, que son simplemente charcas en medio de la naturaleza en las que te metes y prou. Otros mas completos tienen saunas, varias piscinas con todo tipo de temperaturas y tambien con hidromasaje. Y otros mas simples tienen a lo mejor sala interior y exterior pero no ducha, cosas asi. Estan separados por sexos y vas con la unica indumentaria de una toalla minuscula con la que van todos cubriendose sus partes. Es bastante raro porque a veces van cubriendose muy pudorosamente y otras no, sin criterio aparente. En los onsen naturales no hay separacion de sexos, entonces es muy raro porque las mujeres se cubren todo el cuerpo con una toalla y se banian con la toalla puesta. Esto es lo que me ha parecido mas raro, porque si no van todos como Dios les trajo al mundo, que ya puestos seria lo suyo, no seria mejor que fuesen en baniador, en vez de enrollarse en una toalla y dejarlo todo empapado? Total, que esa es la tradicion del onsen. Es bastante relajante, vale unos tres euros (los que estan en medio de la naturaleza son gratis) y los japoneses suelen ir una o dos veces por semana. Randall esta bastante viciado con los onsen y va constantemente. Hay que andar con ojo y no quedarse quieto mucho rato en el agua muy caliente porque si no te puede dar una bajada de tension.

Sobre la comida, que decir. Es el primer pais desde que salimos de casa en el que estamos disfrutando gastronomicamente al cien por cien. Francia tuvo un pase, aunque fuese muchas veces comida elitista. Pero a partir de ahi, en lo que se refiere a gastronomia, aunque todos los paises tenian sus cosas buenas y sus agradables descubrimientos, no habia una explosion de sabores que digamos. Aqui en Japon todo tiene un aspecto exquisito y todo esta muy bueno. Nos ha llamado mucho la atencion que en todas las tiendas tienen lo que nosotros llamamos “bolondrios” de arroz. Aqui hacen el arroz muy espeso y hacen masas apelotonando todos los granos, luego lo rodean con un alga y le meten cosas dentro. A veces son rollos y otras veces son como albondigas. Hay por todas partes y hemos comido mucho de eso. Tambien hemos comido “ramen” un par de veces, que es una sopa con tallarines y trozos de cerdo. Otro de los dias comimos sashimi y un pescado a la plancha cuyo nombre no recuerdo. Lo que viene siendo el sushi todavia no lo hemos catado, pero ya caera. Es lo tipico y ya lo conociamos de Madrid, asi que nos hemos tirado a lo nuevo. Aqui una cosa que me gusta mucho es que segun entras en un restaurante te traen una jarra llena de agua extraordinariamente fria. Ya tocaba que alguien en el mundo tuviese mis costumbres, las costumbres de mi casa. Teniamos que venir hasta el Oceano Pacifico para ver algo asi, ole por ellos.

Algo que nos ha llamado la atencion mucho tambien han sido los supermercados. Porque estan llenos de muchisimas cosas que no sabemos ni lo que son y tienen disenios muy llamativos, es como entrar en un mundo de colores y sabores. Es increible lo diferente que es todo de Rusia, pese a estar tan cerca.

Los japoneses, en general, muy agradables. Siempre que entras en un sitio te pegan grititos, imagino que te dicen buenos dias/buenas tardes/etc o te dan la bienvenida al local. Al salir siempre te dan las gracias con una inclinacion de cabeza varias veces. Sonrien todo el rato, la verdad es que no nos podemos quejar en cuanto al caracter.

Por cierto, hoy nos han vuelto a pedir el pasaporte. Estan muy paranoicos con toda la cumbre esa. Aun asi, han vuelto a ser amables y ademas le han regalado a Aurora unos reflectantes para la bici. Aunque no tenemos bici, pero eso es otra historia.

Hoy damos por concluida nuestra estancia aqui en Kitami. Han sido varios dias en los que hemos descansado tras el tute que nos metimos en Rusia la ultima semana, viajando miles de kilometros sin parar para salir del pais. Ya nos damos por aterrizados en Japon, manana saldremos hacia Sapporo y empezamos el peregrinaje hacia el sur. Alli tenemos el objetivo de hacer varias gestiones tecnologicas, especialmente comprobar por que no nos va bien el disco duro portatil donde guarda Aurora las fotos.

Anuncios

5 comentarios en “Carta desde Kitami

  1. Que no se te olvide entrar en un sex shop para que me comentes las ultimas bizarradas, parafilias y demas caspa que sabes que adoro del pais del sol naciente.

    Recuerda decirles a los policias que eres vasco, comunista e islamista, asi les dejaras mas tranquilos 😛

    Un abrazo pareja

  2. Hola ANTONIO SAN. No pensaba que fuerais capaces de aguantar tanto y manteniendo tan buen aspecto. OLE por vosotros y HALA MADRID. Por cierto, que buena pinta tiene ese bonito con tomate.
    BESOS

  3. Hola pareja,
    que suuuuperenvidia me dais, lo que más lo de los Onsen esos y después la comida japo que me encanta, y eso que solo conocemos aqui lo más tipico. Me alegro que el cambio haya sido para bien en todos los sentidos. Aprovechad a descansar y reponer fuerzas.
    Un besazo
    Sayonara…

  4. Superpaguers, si identifico el letrero entrare y te hago un informe. El tema es que me temo que hasta Tokyo no hay muchas cosas con alfabeto latino, lo mismo crees que vas a un super y entras en el sex shop o viceversa.

    Lo de comunista preferi omitirlo, lo de vasco e islamista seria contarles una trola en balde 🙂

    Maria Luisa, no me afeito ni de broma. Hay que experimentar

    Tieta, que es eso de Hala Madrid en mi blog? Sobre el bonito con tomate, en realidad es ramen de cerdo, pero si que tiene buena pinta y si que esta rico

    Beatxu, cuñaaaaa! Ya lo dice tu hermana “Aqui la que mejor se lo pasaria es Bea”. Se esta bien aunque el onsen es muy caliente para mi gusto

    Besos a todos/as

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s